Carne: en el súper subió 19%, pero en Liniers bajó 10%

En enero pasado, la brecha era de 200%. Se amplió a 300% en noviembre.

24deNoviembrede2008a las07:05

Pese a las bajas registradas en los últimos meses, la carne de novillo en los supermercados de Córdoba acumula un incremento de 18,8 por ciento en lo que va del año.

Sin embargo, el kilo vivo de ese animal tuvo una caída de 9,9 por ciento en igual período, si se toman los precios registrados en el Mercado de Liniers de Buenos Aires. Según esos valores y un relevamiento realizado por La Voz del Interior en cuatro supermercados de Córdoba (Carrefour, Wal Mart, Libertad y Disco), entre enero y noviembre la brecha se agrandó de 200 por ciento a casi 300 por ciento, con un pico de 460 por ciento en abril.

El kilo de carne de novillo en el mostrador cuesta actualmente 10,53 pesos promedio, casi cinco por ciento menos que en octubre pasado y 18,8 por ciento más que a principio de año.

En Liniers, la disminución de 11,4 por ciento en el último mes llevó al kilo vivo de novillo a los 2,64 pesos, el valor más bajo en lo que va del año. En enero, estaba en 2,93 pesos, 9,9 por ciento más caro.

En abril, cuando el conflicto entre el campo y el Gobierno generó el primer período de desabastecimiento en los comercios, los cortes de carne vacuna en las carnicerías tuvieron un pico de aumento de 80,2 por ciento respecto de marzo, impulsado por la carne molida, que trepó a los 15 pesos. Ese mismo mes, en Liniers, la carne tuvo una baja de 1,9 por ciento.

El último informe económico mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de Argentina (Ciccra) explica que “el accionar de la Secretaría de Comercio Interior –presidida por Guillermo Moreno– y la Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca), presuntamente orientado a bajar el precio de venta de la carne al público, frena la actividad ganadera, atenta contra la continuidad de las empresas frigoríficas y pone en riesgo los miles de empleos que genera el sector, sin lograr los objetivos que declara perseguir”. “Los valores de la hacienda y el nivel de faena se mantienen planchados, pero el precio final del producto continúa subiendo en el mostrador”, admite la entidad.

En ese sentido, Ernesto Ambrosetti, economista de la Sociedad Rural Argentina (SRA), sostiene que “la brecha entre el precio que pone el productor y el que paga el consumidor es cada vez más grande debido a las trabas y a la intervención gubernamental, que producen una distorsión en el mercado y le quitan transparencia, provocando pérdidas en el productor y perjudicando con precios cada vez más caros al consumidor”. “Con la intervención se ha destruido la ganadería de cría, negocio que ya no es rentable y eso se manifiesta en la liquidación de hembras que ha aumentado en los últimos meses”, sostiene.

La Ciccra destaca que los precios “absurdamente bajos” de la hacienda en pie “desalientan a los criadores y en lugar de apostar al crecimiento, adoptan decisiones tendientes a achicar sus rodeos como única alternativa para capear el temporal y salvar sus explotaciones”.

Y el panorama futuro no es bueno. Ambrosetti señala que “se avizora que en los próximos dos años va a haber escasez de carne, y en el futuro cercano, en 2011 quizá, Argentina podría transformarse en un país importador de carne”.

Por ahora, los valores en las pizarras de los comercios no tienen techo y cambian –más hacia arriba que hacia abajo– todas las semanas. “La expectativa es que al mostrador, la carne siga subiendo, porque difícilmente las bajas en Liniers se traducen en el mostrador. Además, el precio final se encarece mes a mes por los aumentos en el transporte, en los sueldos de los trabajadores y en otros insumos, como la energía”, dice el economista.

Datos del mercado

Producción de carne. Según el último informe de Ciccra sobre la base de datos de la

Temas en esta nota

    Cargando...