Precios de quebranto para la producción ganadera local

El precio de la hacienda en pie llegó a niveles de quebranto para criadores e invernadores a partir de una serie de factores que juegan en su contra.

Por
29deNoviembrede2008a las08:24

En primer lugar, figura la fuerte caída de las exportaciones de carne argentina a Europa y Rusia, por lo que muchos frigoríficos trabajan sólo algunos días por semana o han reducido su nivel de faena diaria. "En las cámaras de muchos de ellos hay carne desde hace tiempo; hay dificultades para exportar las achuras y se acumulan los cueros porque varias curtiembres no los retiran ante la interrupción de las compras por parte de la fábricas de automóviles y de muebles de EE.UU. y de Europa", asegura Ignacio Iriarte, director del Informe Ganadero . Todo esto ha provocado una caída del 20-25% del precio del novillo pesado, y una tendencia a que los valores de esa categoría se alinearan con los del mercado interno.

Sucede que los importadores europeos de carne están virtualmente paralizados por la falta de crédito, por la volatilidad de los tipos de cambio y por la incertidumbre, igual que distribuidores y dueños de restaurantes, que sufren caídas drásticas en el número de comensales. Este cuello de botella externo coincide con un consumo interno que no muestra señales de crecimiento y está saturado por los proveedores. Los precios al mostrador han bajado poco o nada, y eso no estimula precisamente la demanda. La brecha actual entre el precio al mostrador y el precio del novillo no tiene antecedentes.


* * *

La demanda debilitada se enfrenta con alta oferta proveniente de la sequía, del desánimo de los productores y de la estacionalidad de los invernadores pastoriles, a lo que se agrega una sobreoferta de los feed lots . "Los precios de la hacienda gorda bajaron más que el del alimento y se liquida hacienda liviana a medio terminar para no seguir perdiendo plata", afirma Iriarte. El resultado de esta ecuación es que matarifes y frigoríficos trasladan la abrupta caída de sus márgenes a los valores de la hacienda en pie y no al precio de la media res para el consumo interno, porque es muy fuerte la competencia para abastecer a los carniceros. A su vez, los exportadores creen que la demanda internacional se mantendrá muy baja por tres o cuatro meses.

 

Temas en esta nota

    Cargando...