Los nuevos casos de lengua azul hacen que España sea zona restringida

España, excepto Baleares y Canarias, será considerada a partir de hoy zona restringida tras la aparición y propaganción del serotipo 8.

02deDiciembrede2008a las07:47

A modo de polizones, los mosquitos se cuelan en cualquier lugar y van transmitiendo el virus de un rumiante a otro. Ellos son los culpables de que la fiebre catarral ovina, conocida como lengua azul, llegara a nuestra ciudad para quedarse. La enfermedad se ha extendido de tal manera que toda España, salvo Baleares y Canarias, será considerada a partir de hoy día 1 de diciembre como zona restringida. Pero el consumidor no tiene de qué alarmarse, ya que tal y como explica Carlos Carreira, veterinario de ASAJA Málaga, la lengua azul no afecta a las personas. “Se trata –apunta el técnico- de una enfermedad económica”.

En la provincia de Málaga hay en la actualidad unas 300.000 cabras, 200.000 ovejas y 20.000 vacas. La nueva normativa obliga a los ganaderos a vacunar a todas las vacas y ovejas. Las cabras burlarán los pinchazos a no ser que el propietario lo solicite expresamente. Según explica Carreria, los síntomas de la lengua azul son similares a los de un catarro: fiebre, destilación nasal e inflamación de las mucosas, que puede originar un edema en la zona de la garganta y la lengua, proporcionándole un tono azulado. La enfermedad afecta a todos los rumiantes, pero la oveja es la especie más sensible. Las cabras no lo acusan tanto, aunque es cierto que disminuyen la producción de leche así como el número de chivos que paren. La vaca es más afortunada: “es prácticamente asintomática, pero sí actúa como portadora”.

No hay tratamiento eficaz

El último brote de lengua azul saltó a la palestra hace apenas dos meses, en una explotación de Alhaurín El Grande. El serotipo 8 se coló en nuestra provincia procedente del centro de Europa. De ahí la nueva normativa que obliga a las vacunaciones. Pero Carlos Carreira es claro al respecto y afirma que, en la actualidad, “”no existe un tratamiento eficaz contra la enfermedad. Los antibióticos que se les proporcionan a los animales actúan contra infecciones secundarias que aprovechan el debilitamiento del animal, pero no mata el virus. Por tanto, la lucha se basa en medidas de vigilancia y control”.

Pero las medidas de prevención tampoco son todo lo eficaces que se esperaba. “Se obliga a la vacunación de los animales sensibles, pero el problema es que las vacunas –explica Carreira- suelen ser monovalentes o bivalentes, es decir, actúan contra uno o dos serotipos concretos, pero resultan ineficaces cuando se presenta un nuevo serotipo”.

Y, en cuanto a la vigilancia, el técnico de ASAJA, cree necesario observar la aparición de la enfermedad en países vecinos para estar prevenidos antes de que el virus salte la frontera. Además, se establecen “explotaciones vigías”, que se distribuyen estratégicamente para ser sometidas a chequeos serológicos periódicos con el fin de determinar la presencia de virus. También se disponen de trampas para capturar mosquitos.

Para controlar la enfermedad hay que evitar su expansión y para ello se han implantado medidas de deinsectación de explotaciones, animales y medios de transporte. Asimismo, se establecen restricciones a los movimientos de animales desde las zonas afectadas.

Cuando el 1 de diciembre toda la península sea considerada zona restringida se facilitará el movimiento de ganado de los animales vacunados. Al haberse producido la aparición del serotipo 8 en Alhaurín, la campaña de vacunación se ha iniciado en Málaga por lo que nuestra cabaña será de las primeras en cumplir los requisitos exigidos.

Peticiones de ASAJA

Al tratarse de una enfermedad económica, las soluciones han de venir de manos de la Administración. En este sentido, Carlos Carreira solicita ayuda “tras el descalabro económico” que sufren los gan

Temas en esta nota

    Cargando...