Rosario: un muerto y 15 heridos en otra pelea entre sindicalistas

Fue por la feroz interna de dos grupos antagónicos del gremio de la industria lechera. Un sector responde al jefe de la CGT, Hugo Moyano. Y el otro es cercano a la CTA. Hubo balazos, pedradas y cadenazos. No intervino la Policía.

04deDiciembrede2008a las07:36

Una feroz pelea sindical de la que participaron dos grupos adheridos a un mismo gremio, finalizó ayer en Rosario con un afiliado muerto y al menos una quincena de heridos, dos de gravedad. La batalla enfrentó a un sector de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA), adherida a la CGT de Hugo Moyano, y a sindicalistas de la seccional Rosario, que se definen como "independientes" pero no ocultan su cercanía con la CTA.

A pesar del saldo de la pelea, hasta anoche no había detenidos. El episodio es un nuevo eslabón en la cadena de violencia sindical que se inició en San Vicente el día que se trasladaron los restos de Perón, el 17 de octubre de 2006. En Rosario, fue asesinado hace un año, se cumplió en estos días, el tesorero de la Federación de Camioneros, Abel Beroiz.
El Gobierno reaccionó con preocupación ante el escenario de violencia en Rosario. Un comunicado del Ministerio de Trabajo manifestó su "pesar y repudio". "Ningún grado de compromiso con la acción gremial justifica estos caminos e inusitada violencia", dijo.

El enfrentamiento se inició cuando en la sede local del gremio se desarrollaba un acto para repudiar agresiones sufridas el jueves pasado por sus afiliados. Se acusaba de ello a trabajadores de la rama nacional de los lecheros, los mismos de la pelea de ayer.

Unos 150 activistas vinculados a Moyano, identificadas con distintivos amarillos, llegaron a presionar hasta la esquina del sindicato local, en el macrocentro de Rosario. Los informes indican que ingresaron en Rosario 800 sindicalistas de distintas filiales: Córdoba, Tucumán, Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe y Santiago del Estero.

Una porción se enfrentó con parte de los 300 asistentes al acto. Palos, piedras, cadenas y armas de fuego se utilizaron en la pelea. Cuarenta minutos después, la zona parecía un campo de batalla: el frente de algunas viviendas estaba quemado, lo mismo que una camioneta 4x4. Había vidrios rotos y veredas destrozadas.

El muerto, identificado como Héctor Del Valle Cornejo, un cordobés de 50 años que pertenecía a la fracción nacional, recibió un disparo en el pecho. Cayó a unos 200 metros de la sede del sindicato. Según los registros, los heridos más graves, también moyanistas, fueron alcanzados por balas.

El gremio local señaló a integrantes de la barra de Rosario Central como autores del homicidio. "Existió una refriega con la propia gente que los convocó como fuerza de choque, aparentemente, porque no les pagaron", argumentó el secretario gremial Gustavo Barbero.

"Vinieron con el objetivo de copar la sede y los trabajadores defendieron su sindicato. No piensen que nos vamos a acobardar. Van a tener que pasar por encima de nosotros", advirtió Jorge Elizondo, abogado de ATILRA Rosario en una arenga encendida hacia los afiliados que esperaban saber qué sucedería con las 27 personas que permanecían dentro a la espera de ser identificadas.

Cuando caía la tarde, y luego de ser sometidos a un test de parafina para determinar si habían accionado un arma, pudieron abandonar el lugar. Hoy deberán declarar en sede policial. La jueza María Luisa Pérez Vara evitó confirmar si se encontraron armas en el sindicato, pero el propio Elizondo confirmó que había una pistola calibre 38.

La versión en la rama nacional hablaba de una "emboscada". Así la calificó el asesor del Consejo Directivo, Juan Carlos Ponse. Incluso denunció que había gente en los balcones con armas, esperándolos. "Por lo menos utilizaron tres distintos tipos de calibre" para la agresión, precisó. El secretario general de ATILRA Rosario,

Temas en esta nota

    Cargando...