Pide la Iglesia que se atienda con urgencia la situación social

El Episcopado hará una propuesta para proteger los derechos básicos de la niñez.

19deAgostode2009a las07:38

La Iglesia Católica ratificó ayer su preocupación por la pobreza, que estimó "en cifras cercanas al 40% [para el Gobierno no supera el 15%]", y llamó a atender con urgencia la problemática social.

Así lo reclamaron los 22 obispos que integran la comisión permanente del Episcopado, al comenzar ayer una reunión de tres días encabezados por su presidente, el cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires.

Ante la "profunda emergencia social", la conducción episcopal le encomendó al área de Pastoral Social, cuyo presidente es monseñor Jorge Casaretto (obispo de San Isidro), que a través de Cáritas y de la Comisión Nacional de Justicia y Paz "avance en la instrumentación de alguna propuesta que, desde el Episcopado, apunte a proteger los derechos universales de la niñez", según informó a La Nacion el padre Jorge Oesterheld, vocero de los obispos.

"No interesa la discusión sobre las cifras. Lo importante es que esta realidad se asuma entre todos", advirtió Oesterheld al anticipar una probable reacción del Gobierno.

El pedido de una inmediata protección de la niñez llega en momentos en que la Cámara de Diputados se apresta a debatir distintas iniciativas para combatir los efectos de la pobreza. Mientras el oficialismo alienta una extensión de las asignaciones familiares a los trabajadores informales y a los desocupados, las propuestas de la oposición giran en torno de un ingreso universal a la niñez, una idea más cercana a la preocupación de los obispos.

"En medio de la emergencia, hay que priorizar a los chicos", afirmó Oesterheld, después de señalar que en ese campo "la postura de los obispos es unánime".

La instrucción de los obispos para que Cáritas y Justicia y Paz elaboren una propuesta concreta se adoptó diez días después de que se conociera la preocupación del papa Benedicto XVI, que en un mensaje dirigido a la Argentina había reclamado "un esfuerzo solidario que contribuya a reducir el escándalo de la pobreza y la inequidad social".

A pesar de que el Gobierno denunció una intencionalidad política a la difusión del mensaje del jefe de la Iglesia, la aflictiva situación de la pobreza fue el tema central que dominó el encuentro de los obispos, que seguirá hoy.

"La Iglesia quiere que se elabore una propuesta para que queden resguardados los derechos humanos de los niños a un alimento digno y a una vida digna", explicó Oesterheld, único vocero de la reunión.

"Sea cual sea la cifra de la pobreza, es un escándalo igual", dijo por la mañana el sacerdote, que estimó el índice en un número cercano al 40%, basado en el informe del Barómetro de la Deuda Social, realizado por la Universidad Católica Argentina.

Agregó que "el país crece pero esa gente sigue igual o peor, porque no está en el sistema productivo".

Y afirmó que "el tema es solucionar el problema. No centrar la discusión en si medimos de una manera u otra. No debemos enmascarar la realidad".

Los obispos evitaron el contacto con la prensa, por lo que las palabras de Oesterheld resumieron el pensamiento predominante de la reunión episcopal.

El día anterior, en un programa de TN, monseñor Casaretto había declarado que "la definición de «pobreza escandalosa» es de todo el Episcopado".

La convocatoria a la propuesta que deberán diseñar Cáritas y Justicia y Paz -dos organismos que atienden en la Iglesia la problemática social- fue acordada por los obispos luego de escuchar un detallado informe que preparó la Comisión de Pastoral Social.Así como Cáritas es el brazo social por excelencia de la Iglesia, mediante distintas acciones de promoción humana, la Comisión de Justicia y Paz está orientada a aportar contribuciones para la elaboración de políticas públicas que tienda

Temas en esta nota

    Cargando...