Primera reunión de empresarios del agro con Alarcón

La funcionaria escuchó reclamos de la cadena del maíz, pero no prometió tomar medidas.

08deSeptiembrede2009a las07:48

Sin realizar promesas concretas, María del Carmen Alarcón, la ex militante de las filas del ruralismo que se sumó al Gobierno como secretaria de Integración Nacional, comenzó a realizar gestiones reservadas con entidades con fuerte vinculación con las cadenas del agro.

Se trata de organizaciones ligadas a cultivos del sector pero que no tienen una representación gremial, como ocurre con algunas de las organizaciones que hoy integran la Comisión de Enlace.

El martes de la semana pasada, en pleno paro del agro, la funcionaria pidió un encuentro con representantes de la Asociación Maíz Argentino y Sorgo (Maizar).

El maíz es uno de los cultivos más intervenidos por el Gobierno y enfrenta una caída de siembra que, como mínimo, será de más de 460.000 hectáreas este año, comparadas con las del año anterior.

Es un cereal estratégico para la alimentación de cerdos, pollos, tambos y el engorde de hacienda. Cualquier problema en este cultivo puede presionar los precios de estos productos.

Alarcón llegó hasta la sede de Maizar, en el centro porteño, y escuchó a algunos de sus principales directivos. El objetivo: la funcionaria nacional quería conocer más respecto de la situación actual del cereal. "Ella pidió hablar; nos quedó en claro que quiere hablar con todos los sectores", dijo una fuente que presenció el encuentro con Alarcón.

Durante la reunión, que duró una hora, los representantes de Maizar le transmitieron los mismos pedidos que vienen formulando al Gobierno desde hace por lo menos un año: transparentar el mercado, distorsionado por la intervención oficial; reducir las retenciones (hoy del 20 por ciento) y promover el uso de fertilizantes con una desgravación impositiva de Ganancias.

"Le dijimos que nuestra preocupación es enorme; tenemos pesadillas por la caída de la producción", indicó una fuente. Según una estimación preliminar preparada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, este año se implantarán con este cultivo 2 millones de hectáreas para grano comercial. Se trata de 460.000 hectáreas menos que el año pasado.

Con esa retracción, la industria semillera de maíz se perderá una facturación de al menos 40 millones de dólares por menores ventas de semillas.

Sin promesas
De todos modos, pese a la preocupación que transmitieron los representantes de Maizar, Alarcón no se comprometió a tomar ninguna medida en particular. "Nos dijo que conocía las dificultades y que quería conocer las posibles medidas, pero no hizo promesas más que la intención de trabajar en estos temas. No prometió ninguna rebaja de retenciones ni apertura de mercados", relató una fuente.

Según trascendió, Alarcón dijo en el encuentro que veía al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, como una persona que podía movilizar medidas concretas. "Nos imaginamos que va a hablar con él", relató un integrante de Maizar. Pese a no haber formulado promesas sobre ninguna medida en especial, la funcionaria se habría mostrado más interesada en la promoción de una ley para impulsar el uso de fertilizantes con una desgravación impositiva. "Nos pidió más información sobre eso; de los tres temas planteados, ése podría ser una probabilidad de trabajo (por parte de Alarcón)", señalaron a LA NACION.

Más allá del encuentro, a un integrante de la cadena del maíz le quedó la sensación de que Alarcón podría haber dado una respuesta más contundente. "Pensé que nos iba a decir lo que piensa hacer", remarcó.

De algún modo, Alarcón parece estar dispuesta a repetir la estrategia del ex ministro de Economía Martín Lousteau, que apenas llegó a su cargo antes que dialogar abiertamente con las entidades gremiales, como la Sociedad Rural, se dedicó a hablar con las distintas cadenas

Temas en esta nota