La oferta vendrá de las islas - Por Ignacio Iriarte (*)

Las existencias de hacienda terminada declinan, pero a un ritmo más lento de lo esperado. La crecida del Paraná en la zona de islas, donde hay más de dos millones de cabezas, acelerará la salida para faena.

Por
23deOctubrede2009a las07:38

La oferta ganadera declina, pero más lentamente de lo esperado. Ya no estamos en el pico de faena de junio-julio, pero la reducción de la oferta es todavía moderada y no logra forzar subas significativas; salvo el caso de la vaca, cuyo precio estaba extraordinariamente rezagado.

Los feedlots, pese a los problemas que están teniendo con los subsidios, tienen todavía no menos de 1,5 millón de cabezas encerradas, y sus ofrecimientos actuales se corresponden con compras de invernada hechas tres meses atrás, cuando aún era barata y abundante.

Hay menos vaca, especialmente gorda, y la exportación sigue muy firme (nuestras vacas valen entre 30 y 40 por ciento menos que en los países vecinos), pero la zona de desastre por sequía sigue siendo enorme y las remisiones de esas zonas siguen siendo importantes.

Además, en medio del invierno se encerró en los corrales un número considerable de vacas que ahora están saliendo gordas y esto contribuye a que la escasez y la suba de valores de esta categoría no sea mayor aún.

Los exportadores disponen, semana a semana, de un número cada vez más acotado de novillos pesados, pero hasta ahora no han tenido que suspender faenas en ninguna de sus plantas por esta causa; si bien descuentan que con el avance de la primavera y el verano la oferta de pesado será cada vez menor, confían en que hay todavía en los campos un número considerable de novillos suplementaros o encerrados a la espera de la distribución de la cuota Hilton, y a la espera de una nueva suba en los valores en gancho. (Cuando el novillo llegue a los 7,50 pesos por kilo en gancho va a producirse un repunte circunstancial de la oferta, aseguran).

Un nuevo factor, imprevisto, puede contribuir a moderar la baja prevista para fin de año en la oferta de ganado para faena: la inundación en las islas y campos bajos del Paraná.

Poco espacio Habría hoy en las islas, desde Corrientes hasta el Delta Bonaerense, más de dos millones de cabezas pastando; a medida que pasan los días, sigue creciendo el río aguas arriba y, a medida que se registran nuevas lluvias en Brasil, se estima que la situación obligaría a sacar el 50-60 por ciento de la hacienda. Ya losfeedlotsde hotelería están recibiendo pedidos de ganaderos de las islas todos los días.

Es probable que un tercio del ganado que sale sea derivado a campos altos propios o a pastaje, que otro tercio, en especial las vacas, sea vendido para faena, y que otro tercio sea destinado al engorde a corral.

Las islas, recargadas como nunca a causa de la bajante del río, de la seca de grandes zonas del resto del país y la presión agrícola, ahora deben ir vaciándose; en una medida que todavía no conocemos (ni el tiempo que se dispondrá para ello), pero todo indica que la salida de hacienda jugará un papel importante en la formación del precio de la hacienda de acá a fin de año.

Pero es pan para hoy y hambre para mañana. Si se llegarán a vaciar las islas, se atemperará el faltante de gordo y de invernada previsto para estas próximas semanas.

Pero producida luego la bajante, esta zona tan buena para el engorde e inclusive para la cría a bajo costo, generará para su repoblamiento una enorme demanda de terneros, novillitos y vientres, aumentando la demanda justo en un año (2010), cuando se espera una fuerte caída en la oferta de ese tipo de hacienda.

(*) Analista del mercado ganadero y de carnes.

Temas en esta nota

    Cargando...