Agrotendencias 2009 - "Sin estabilidad ni transparencia, los productores necesitan cada vez más leche para subsistir"

En materia de precios al productor, José Quintana sostuvo que Argentina está igual que hace 10 o 12 años. El mercado global parece mejorar, pero hay que tomar recaudos.

22deOctubrede2009a las10:49

El seminario Agrotendencias 09 dedicó un importante espacio al sector lechero. Es que en el panel “Mercado de Lácteos”, moderado por Osvaldo Cappellini, del Centro de la Industria Lechera (CIL), los especialistas José Quintana (consultor privado) y Ricardo James (Internacional Trader) analizaron los contextos local e internacional de la producción y la industria de cara a lo que parece consolidarse como recuperación de la economía, luego de la crisis.

Quintana señaló que las proyecciones para el año anuncian un crecimiento nulo o mínimo. “Este año fue crítico por efecto, principalmente, de la sequía y, luego, de los precios afectados por la crisis. En materia de seca, las principales cuencas están mejor, pero estamos en una momento clave (se está definiendo la siembra de los maíces), pero no estamos para decir que la sequía haya dejado de ser un problema”, comentó.

Para Quintana, la lechería de los últimos años ha atravesado grandes cambios en escala y producción, a pesar de que sigue dominada por tambos chicos. Esos cambios hacen que no se pueda juzgar la actividad bajo los mismos parámetros a través de los que se la juzgaba años atrás. Por caso, hoy la lechería es más dependiente de un insumo básico como el maíz.

Respecto a la rentabilidad de la producción, Quintana comentó que el cuadro hoy es de un margen neutro levemente negativo.

Finalmente, el consultor se refirió al precio al productor y sostuvo que “estamos en la misma situación en la que estábamos hace unos 10 o 12 años. Si bien la devaluación permitió cambiar para bien la actividad, hoy la leche aumentó más que lo que aumentó el precio al consumidor, y el productor necesita cada vez más litros de leche para vivir y mantener la estructura”. Y concluyó: “si la leche valiera 1 peso, estaríamos en una situación similar a diciembre de 2007; actualmente, sin subsidio, estamos en 0,78. Necesitamos estar en 1 peso”.

Escenario internacional

Argentina, a pesar de ser un exportador mediano, depende de su exportación para mantener la actividad lechera. Su participación en el mercado mundial rota variablemente entre el 15 y el 25%, un hecho que responde ante cualquier cambio mínimo de oferta y demanda.

Para Ricardo James, en la actualidad, “se está dando un repunte que es difícil de explicar, así como se dieron caídas difíciles de explicar”. El experto manifestó que es fundamental pensar que la actividad no se caracteriza ni por una gran estabilidad ni por una gran transparencia. “A fines de 2006, cuando hablábamos de un precio de 1500 dólares la tonelada, el mercado internacional tomó un ritmo inaudito, y la leche en polvo subió a casi 5000 dólares, se generó un desequilibrio entre la demanda y la oferta y tuvimos una caída importante en los últimos meses”. Y agregó: “en este momento, los precios parecen estables en 2900 dólares, pero es muy difícil saber qué es lo que va a pasar”.

Sobre la dinámica de la comercialización, James afirmó que “la lechería nunca se caracterizó como un mercado transparente. Nueva Zelanda decidió hacer un sistema de venta por remate (ellos exportan el 85% de lo que producen). Empezaron a utilizarlo cuando el mercado empezó a bajar. Por primera vez existe una referencia, que hay que discutir si es representativa, pero es una referencia”.

Otro factor que incide fuertemente en el mercado es la moneda. “En los últimos tiempos, ha habido cambios fuertes en dólares, pero no en otras monedas. Como la denominación del comercio internacional es en dólares, pero los principales exportadores de lácteos no tienen al dólar como mone

Temas en esta nota

    Cargando...