El lento despertar de la ganadería

En junio, se cumplieron 14 meses consecutivos de retención de vientres.

Por
19deAgostode2011a las07:30

–Algunos analizan, mi estimado don Tecno, que con el aval de “la primaria” el Gobierno tendrá el plafón suficiente para hacer algunos afinados en el motor del crecimiento y, por ejemplo, dar señales a los productores para que la maquinaria del “agregado de valor” vaya adelante con más ínfulas, como es el caso de la ganadería.

–Vea, mi querido compañero don Productivo, hace ya un tiempito que la ganadería viene con precio, a pesar del amigo Moreno, y también (esto no lo digo yo sino algunos economistas) también las “intervenciones” no son lo que eran antes.

–Oiga, no lo quiero tildar de inocente; en todo caso usted está manejando un poco la ironía. Ya que hablamos de carnes, le aporto algunos indicadores del último informe mensual de Ciccra: a medida que avanza el año se confirma la bajísima disponibilidad de hacienda para enviar a faena, lo que se traduce en una continua caída del nivel de actividad de la industria frigorífica.

–Está bien, pero a lo mejor estamos llegando a un piso para tomar un punto de inflexión.

–A eso iba: según Ciccra, la velocidad de la contracción de la faena vacuna se está desacelerando, lo que estaría mostrando que el nivel de actividad sectorial podría encontrar un piso en un tiempo no muy lejano. Así como las bajas promediaron 30 por ciento anual entre abril y diciembre de 2010, a partir del corriente año la tasa de contracción fue bajando gradualmente, desde 20 por ciento anual en enero hasta 10,7 por ciento anual en junio.

–Y, para ser ecuánimes, tendríamos que decir que también estamos en un escenario de retención, lo que es un buen indicador si miramos el futuro de la actividad.

–Así es. El informe mensual de la cámara menciona que en el sexto mes de 2011, la retención cumplió 14 meses ininterrumpidos, con una participación de las hembras en la faena total de apenas 38,2 por ciento. En el primer semestre promedió 38,8 por ciento, el registro más bajo para el período considerado de los últimos 22 años. Sólo en el primer semestre de 2006, un período anormal debido al primer cierre del mercado externo por parte del Gobierno nacional, se registró también una participación de las hembras en la faena total inferior a 40 por ciento.

–Después de tantas pálidas, la actividad tiene algunos números positivos para mostrar. Claro que hay mucho por recorrer: el primer semestre cerró con embarques por un total de 82.598 toneladas y la comparación con igual período del año anterior mostró una baja de 18,3 por ciento. Pero si comparamos con el primer semestre de 2009, las exportaciones retrocedieron casi un 54 por ciento.

Temas en esta nota