Diversificar y mirar adelante

Clarín Rural analizó el horizonte del negocio agropecuario con un empresario clave de la Región Centro, el rosarino Federico Boglione, del grupo Los Lazos. Las oportunidades que vienen.

Por
Diversificar y mirar adelante
26deSeptiembrede2013a las06:54

A fines de julio, cuando el jurado de la raza dictaminaba que la Gran Campeona Angus de la Rural de Palermo 2013 era una hembra muy bien balanceada y muy femenina de la Cabaña El Volcán, el empresario rosarino Federico Boglione (hijo), director del Grupo Los Lazos, sentía recompensados los años y el esfuerzo que él y su equipo habían dedicado al mejoramiento de esa competitiva raza. En realidad, fue el triunfo de una empresa diversificada, que apuesta a crecer en varios frentes en el competitivo escenario de los agronegocios.

Boglione es un empresario clave de la Región Centro. El Grupo Los Lazos hace agricultura en Santa Fe y en la provincia de Buenos Aires, cuenta con la láctea La Sibila en Nogoyá (Entre Ríos) y la planta de leche en polvo Santa Clara en Villanueva (Córdoba). Además, entre otras inversiones, manejan una planta de alimentos balanceados y de acopio en Clason (Santa Fe) y la Cabaña de El Volcán, que hace 18 años que apuesta a la genética Angus en Balcarce, en la provincia de Buenos Aires.

En un mano a mano con Clarín Rural , el director de Los Lazos contó que el gran premio de Palermo llegó a partir de un trabajo genético metódico y riguroso, que en parte heredaron de la tradición “tambera” del grupo.

Al analizar el futuro de los agronegocios, Boglione destacó que es central diversificarse e innovar, estar pendientes de las nuevas tendencias, “que están afuera de la oficina”, y mirar lo que pasa en un mundo cada vez más globalizado para detectar nichos y no perder oportunidades.

- ¿Cuáles fueron los factores centrales para el desarrollo de la cabaña de Angus en Balcarce?

- Trabajar a largo plazo y ser innovadores. En su momento fuimos a buscar genética que estuviera respaldada con estadísticas y registros de performance. En esa época, el desarrollo de la raza Angus en el país no se basaba en estos parámetros. En la actualidad, la Asociación Argentina de Angus tiene mediciones y registros. Ahora, lo que se denominan los datos ERA son cada vez mas consistentes y ayudan a mejorar la raza y nosotros hemos contribuido a impulsar esto en el país.

- ¿Cómo surgió la inquietud por cuantificar y registrar datos en la cabaña?

- Nosotros veníamos de la producción del tambo, en la que se miden y registran datos dos veces al día por cada animal. Gracias a esta cultura del tambo, cuando salimos a buscar genética ganadera al exterior uno de los criterios fundamentales fue que contara con datos consistentes. Por eso fuimos al estado de Montana, en Estados Unidos, que podía respaldar su genética con estadísticas y registros históricos.

- ¿En qué ejes se están enfocando ahora en el desarrollo genético de la raza Angus?

- Estamos trabajando para seguir definiendo el fenotipo de “El Volcán”; es decir, para fijar los rasgos mas importantes que se correlacionan con caracteres productivos deseables y, en forma paralela, seguimos generando índices productivos para lograr que nuestras vacas paran un ternero vivo por año, y que este animal tenga una buena ganancia de peso con una eficiente tasa de conversión.

- ¿En función de qué variables el grupo toma sus decisiones empresariales?

- En la producción agropecuaria uno es su propia competencia: producir más con menos es la formula más conveniente, pero en las actividades industriales estás rodeado de competidores y el mercado cambia todo el tiempo. Nosotros trazamos un plan de trabajo a 20 años, pero sabemos que hay que aggiornarlo y ajustarlo en forma constante. Para eso hay que invertir permanentemente.

- ¿Cómo saben cuándo hay que cambiar el rumbo?

- Hay que ver hacia donde va el mundo. Mi padre decía que los negocios están afuera de la oficina, no adentro. Hay que identificar las nuevas tendencias. Si nuestra empresa agroalimentaria se quedaba solamente con la elaboración de la leche en polvo entera, por ejemplo, se fundía, porque es un commodity. Tuvimos que ir migrando a productos especiales. Si la empresa no está buscando permanentemente nuevas alternativas va perdiendo competitividad.

- ¿En qué rubros detectan oportunidades interesantes?

- Todo lo que sea infantil. En China e India están incorporando el concepto de que un niño bien alimentado desde su nacimiento tendrá un buen desarrollo de su cuerpo y su cerebro. Esta es una tendencia creciente. En China lo denominan el “4, 2, 1”; lo que significa 4 abuelos, 2 padres y un solo chico. Esto implica que la atención y los esfuerzos de esos 6 adultos tienen como objetivo el desarrollo de ese menor. Esto genera cambios y oportunidades a proveedores de alimentos con valor agregado como nosotros.

- ¿Qué están haciendo a partir de estas tendencias?

- Muchas cosas. La primer definición estratégica fue dejar los commodities por productos de mayor valor; por ejemplo, los de consumo infantil. Es por eso que en la industria decimos que nunca podés parar de mirar, analizar y desarrollar determinados mercados. Los cambios son permanentes y rápidos. Lo que ahora es un buen producto, tal vez deje de serlo para el año que viene.

- ¿Cómo caracterizaría el modelo de negocios de ustedes, cuál es su fortaleza?

- Nuestro diferencial es estar diversificados. Por un lado es difícil de administrar, pero la ventaja es tener repartido el riesgo en distintas industrias, actividades, regiones y mercados. El Grupo Los Lazos está involucrado en la producción agropecuaria, pasando por la industria de la leche, la industrialización y comercialización de alimento balanceado y hasta la industrialización y distribución de bebidas energizantes para consumo masivo. Repito: no digo que sea fácil administrar todo esto, pero da la ventaja de diversificar los negocios. - 

Temas en esta nota