Aconsejan faenar novillos, en reemplazo de terneros y novillitos

Un especialista estima que en los próximos años aumentará la oferta de carne vacuna: se ubicará en los 2,8 millones de toneladas, para ubicarse al mismo nivel del promedio de las últimas tres décadas

Por
Aconsejan faenar novillos, en reemplazo de terneros y novillitos
18deOctubrede2013a las06:55

Todo indica que en los próximos años la oferta de carne vacuna se ubicará en el orden de las 2,8 millones de toneladas, para ubicarse al mismo nivel del promedio de las últimas tres décadas y sólo unas 100.000 toneladas por encima de la oferta de los años 1970. 

Según el análisis del ingeniero Ignacio Iriarte, especialista en la materia, este volumen puede aumentar, si se ingresa nuevamente en un proceso de liquidación; o puede disminuir, si se volviera a una fase de recomposición de rodeos, cosa que por ahora luce como poco probable. 

Si con esta oferta de carne se quisiera exportar 600.000 toneladas, el consumo tendría que reducirse a 54 kilogramos por habitante que, de todas maneras, siguió siendo uno de los más altos del mundo. 

Si se volviera a lograr el peso medio por animal faenado de mediados de 2012 (233 kilogramos por animal) con esta misma faena (13 millones de cabezas) se obtendrían unas 150.000 toneladas adicionales de carne, que permitirán estirar las ventas al exterior a 750.000 toneladas, lo que se embarcó en 2005, o permitirá aumentar el consumo a 58 kilogramos. 

En el corto plazo, existe otro recurso para incrementar la oferta, que es llevar el 1,5 millón de terneros y los 2,85 millones de novillitos que se faenan por año a pesos de novillo, categoría que rinde unos 275 kilogramos de carcasa por animal. 

En otros países 

Según explicó el especialista, la mayoría de las ganaderías desarrolladas del mundo (Uruguay, Paraguay o Brasil, y sin hablar de Australia, Estados Unidos o Europa), la faena de novillitos o terneros es prácticamente inexistente: los machos se matan (castrados o enteros) arriba de 500 kilogramos vivos. 

Llevar a todos los machos a peso de novillo permitiría que la oferta de carne aumente 300.000 toneladas anuales, lo que permitirá -con una faena de 13 millones de cabezas y una producción de 3,2 millones de toneladas- exportar 900.000 toneladas con un consumo de 54 kilogramos. 

Con envíos de 600.000 toneladas, la carne aportaría unos U$S 2.000 millones adicionales, con respecto a la situación actual. 

Si se exportaran 900.000 toneladas (llevando todos los novillitos y terneros a peso de novillo) el aporte adicional sería de U$S 3.600 millones. 

Argentina tiene sobrados recursos (pasto, granos y subproductos) para llevar a peso de novillo los terneros y novillitos. Dependerá de la decisión política y de la necesidad de dólares que tenga el país. 

En el largo plazo, y antes de hablar de aumentar el stock, podría incrementarse en 500.000 toneladas la producción de carne (con el peso medio actual), pasando el porcentaje de destete actual del 65% al 75%, ubicándose este índice, que parece tan ambicioso, tan sólo cuatro puntos porcentuales por encima de los índices de procreo que teníamos en la década de 1990. 

En este caso, la faena de equilibrio pasaría de los 13 millones de cabezas actuales, a unos 15,8 o 16 millones anuales. 

La seca que afecta todavía gran parte del país compromete ya la suerte del servicio correspondiente a este año, que determinará la parición 2014 y el destete 2015. De una manera muy aproximada, y de acuerdo con la distribución regional de la seca y a los informes que se dispone, hay un tercio del rodeo de cría nacional que está en buen estado corporal, un tercio en un estado corporal inferior al necesario, y otro tercio está muy mal, debido a la sequía y a un invierno duro. 

Mapa de preñez 

Hace poco más de 60 días, Iriarte había adelantado que en la mayor parte de la zona pampeana, que es donde nace el 70% de los terneros de la Argentina, los tactos habían dado porcentajes de preñez muy buenos. En algunos casos, inclusive, superiores a los del año pasado. 

En el Norte, la preñez habría sido muy baja en Salta, algo inferior a lo normal en Chaco y Formosa; y de normal a buena en Santiago del Estero, donde la seca habría llegado tarde como para afectar el estado corporal de las vacas durante el servicio. Como consecuencia, la cantidad de terneros nacidos este año será al menos igual que en 2012.

Temas en esta nota