Por problemas con el trigo argentino, Brasil apunta al autoabastecimiento

En 10 años quiere aumentar la producción propia, que hoy cubre el 50% de sus necesidades; este año la Argentina fue desplazada por EE.UU. como principal proveedor.

Por
Por problemas con el trigo argentino, Brasil apunta al autoabastecimiento
06deNoviembrede2013a las06:34

Luego de los problemas que tuvo en los últimos años para conseguir trigo en la Argentina, a causa de que el Gobierno cuotificó las ventas al exterior y redujo el saldo exportable, Brasil quiere avanzar en una mayor producción propia del cereal. Y el objetivo es claro: busca pasar de una cosecha que hoy abastece en torno del 50% del consumo local a otra que cubra el 80 por ciento.

Así lo expresó ayer en diálogo con LA NACION, después de disertar en una jornada invitado por la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo), Sergio Roberto Dotto, jefe de trigo de la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa).

Para 2013, Brasil calculó su consumo de trigo en 10,7 millones de toneladas. De esa cifra, 6,6 millones de toneladas con importación y 4,95 millones de toneladas con la cosecha interna.

Particularmente este año en el vecino país se esperaba una cosecha mayor, de 5,5 a 5,7 millones de toneladas, pero una combinación primero de sequía, luego de exceso de lluvias y más tarde heladas en el estado de Paraná, que junto a Rio Grande do Sul hace el 99% de la producción triguera, hizo recortar esa estimación inicial.

En verdad, con clima subtropical la cosecha de trigo en ese país es errática, pero igual apunta a hacer crecer el cereal.

"Es posible tener un 80% de autoconsumo", dijo el referente de trigo del Embrapa, que no obstante aclaró: "En el corto plazo esto no es posible, pero sí es factible lograrlo a más de 10 años".

Dotto admitió que los problemas para adquirir trigo en la Argentina influyeron "en parte" en esa decisión de buscar una mayor producción propia. E insistió: "Tenemos que producir un 80 por ciento de nuestro consumo". En esta línea, están trabajando en mejorar el rendimiento del cultivo. Dotto dijo que se busca, entre otras cosas, lograr "variedades más productivas".

"Las empresas públicas y privadas tienen programas de mejoras", añadió.

Por lo pronto, aunque el objetivo del vecino país sea avanzar en el autoconsumo en un plazo de más de 10 años, se trata de por sí de una señal de alarma para la Argentina, ya que Brasil fue desde los años noventa un cliente fiel para el país.

Este año, la Argentina fue desplazada por Estados Unidos como principal proveedor de trigo de Brasil. EE.UU. colocó allí 2,7 millones de toneladas, contra 2,5 millones de la Argentina.

La Argentina llegó en un momento a vender a Brasil más de 5 millones de toneladas. Pero, en medio de las trabas a la exportación que desalentaron la producción, la participación de mercado en Brasil se redujo de 91% en las campañas 2000/01 a 2006/07 a 36% este año.

La intervención del Gobierno hizo otro daño más: en 2004/05 el país participaba, con 12,6 millones de toneladas vendidas, del 11% del mercado mundial de trigo. En 2013, con 3 millones de toneladas, su participación se achicó a 2%. De tercer exportador mundial de trigo el país cayó al noveno lugar.

Ayer, en la jornada de Argentrigo se insistió en que la Argentina no sólo debe recuperar el terreno perdido, sino producir más. Leandro Pierbattisti, asesor de la Federación de Acopiadores, dijo que el país puede exportar 13 millones de toneladas con una producción de 20 millones. El año pasado sólo se cosecharon 8,2 millones de toneladas, según cifras oficiales.

Para lograr más producción, se habló de la necesidad de la búsqueda de consensos. Matías Ferreccio, presidente de Argentrigo, lo explicó así: "La Argentina tiene todo el potencial para producir mucho más, pero para eso vamos a necesitar un fuerte trabajo de consenso, primero entre los eslabones, y luego con el sector público". Por el lado del sector público, sobre más de una decena de invitaciones que se giraron al Ministerio de Agricultura, en la jornada de Argentrigo no hubo funcionarios de nivel de esa cartera. Sólo asistió un funcionario de segunda línea del Senasa.

UN SOCIO CADA VEZ MÁS LEJANO

Por la intervención, la Argentina pierde ventas

35%. En baja

Ésa es la participación argentina en el mercado brasileño de trigo.

91%. Porción de mercado

Hace 13 años la Argentina tenía ese porcentaje de participación en Brasil

2,7. Millones de toneladas

Fue el trigo que vendió EE.UU. a Brasil en 2013; la Argentina, 2,5 MMT

Temas en esta nota