La lluvia traerá la siembra y la fertilización

En Tucumán la situación es complicada para la siembra estival. La cosecha de trigo finalizó con magros resultados

Por |
La lluvia traerá la siembra y la fertilización
15deNoviembrede2013a las09:13

El panorama para la siembra gruesa en la provincia es realmente complicado porque solo en algunas zonas llovió. Ello permitió que pocos productores se encuentren realizando barbechos en procura de eliminar las malezas que pueden estar presentes, y de esa manera esperar otras lluvias para tener suficiente humedad en los perfiles de los suelos y proceder a sembrar. Otras zonas de la provincia y del Oeste santiagueño solo recibieron un poco de agua y los productores deben seguir esperando que llueva para realizar alguna labor de presiembra.

Lo cierto es que después de que terminó la trilla del poco trigo sembrado en Tucumán, los lotes deben recibir la suficiente agua para lograr completar el perfil de suelo y así sembrar con cierta tranquilidad. Más aun, tomando los ejemplos de los años pasados cuando las sequías golpearon durante los meses de siembra y posterior crecimiento de los cultivos de granos.

El principal limitante de la producción de soja, maíz y poroto en el NOA es el agua, pero los productores lograron en poco tiempo acomodarse y conocer perfectamente bien cuál es la mejor herramienta para mejorar la eficiencia en el uso del recurso con la siembra directa, que hoy abarca más del 95% de la superficie destinada a los granos.

Además, ya saben que la rotación con gramíneas es una práctica determinante para la acumulación de agua en el suelo y que el incremento del rastrojo en superficie influye en las condiciones físicas del suelo mejorando la estructura. Por lo tanto, favorece la infiltración del agua de lluvia, disminuye el escurrimiento y mejora el balance de carbono en el suelo.

Aun con todos estos beneficios, uno de los puntos débiles dentro de la cadena de producción de los granos en el NOA es la dificultad para establecer un sistema de rotación estable, salvo productores conocedores de los beneficios de esta herramienta.

Rotación con gramíneas

No se puede dejar de tener en cuenta lo que ocurre con la rotación con gramíneas, ya que dadas las características agro ecológicas del NOA, los niveles de rastrojo que aporta una gramínea como el maíz son determinantes en la acumulación de agua, lo que se refleja en incrementos en los rindes del cultivo de soja posteriores al maíz.

La rotación también beneficia al no permitir la difusión del sorgo de Alepo resistente a glifosato y de otras malezas y plagas, y permite tener un costo de producción razonable para su control, además de los beneficios sobre insectos y enfermedades.

Lo real es que, además de usar la rotación de cultivos y la adopción de la siembra directa y de toda la tecnología disponible para lograr un buen cultivo, la necesidad de mejorar los rendimientos y dar al suelo lo que le sacamos, trajo aparejado un incremento en el uso de la fertilización. Esta práctica está muy difundida por los técnicos e instituciones de investigación vinculadas al cultivo de granos en Tucumán y en el NOA, pero aún estamos por debajo de los valores reales que todos los suelos de la región necesitan.

Hoy los productores no piensan en fertilizar, sino cuándo sembrar, esperando que las lluvias lleguen en algún momento. Es que una vez que se decide sembrar porque se dieron las condiciones, la fertilización es importante hacerla como una herramienta más para mejorar el potencial del cultivo.

La fertilización es por ende un aspecto central que se debe tener en cuenta al momento de decidir la obtención de buenos rindes en el cultivo de granos, pero debe tenerse en cuenta que el fertilizante a aplicar no solo debe ser el que necesita el cultivo que se implanta, sino lo que el suelo requiere para seguir siendo sustentable.

Los productores de a poco se van dando cuenta de la necesidad de fertilizar, pero están lejos de lo que vienen realizando los productores de granos de EEUU y también de Brasil.

Los rendimientos de granos que se vienen obteniendo en la región y en Tucumán, hacen necesaria una mayor y mejor fertilización, para mantener un balance nutricional adecuado del suelo, siempre y cuando otras variables se den, como la humedad óptima.

Con la fertilización adecuada se reponen los nutrientes que se extrae del suelo con cada cosecha , y debe ser tal que se mantenga el balance nutricional y este acorde al ambiente en la cual estamos desarrollando el cultivo. Para ello deben utilizarse las mejores técnicas de manejo y determinar las dosis, fuentes, momentos y formas de aplicación de fertilizantes más adecuadas.

Antes de realizar todo esto debe hacerse un correcto análisis de suelo y conocer el historial del lote para saber cómo y con qué fertilizar.

Los productores esperan que llueva lo suficiente para poder dar a la futura siembra todo lo necesario para que se exprese, y la fertilización es uno de los aspectos que no debe dejarse de lado para el futuro del suelo.

Temas en esta nota