China retomó las compras de ganado en pie uruguayo

Tras prácticamente un año sin negocios, China volvió a comprar terneras Holando nacidas y criadas en Uruguay para fortalecer su lechería. La firma Disanti Romualdo realizó un nuevo negocio por 4.000 cabezas que estarían saliendo en abril.

Por
China retomó las compras de ganado en pie uruguayo
22deNoviembrede2013a las07:06

El año pasado, el gobierno de China detuvo momentáneamente el otorgamiento de permisos para la instalación de nuevos tambos y eso golpeó fuerte a todos los proveedores de ganado en pie, incluido Uruguay, que ya es un firme abastecedor de este mercado. Hoy, continúa siendo el único país de Sudamérica que está colocando ganado lechero vivo en un país cuyas exigencias sanitarias son altísimas, gracias a contar con un status sanitario de élite.

Sin nuevos permisos, las empresas australianas dedicadas a la venta de ganado en pie quedaron con grandes stocks de ganado, porque estaban comprando permanentemente al hacer embarques continuos. Cuando China volvió a dar nuevos permisos a principios de este año, al haber tanto ganado en Australia, sus precios bajaron muchísimo y esta situación dejó a Uruguay afuera de mercado. La esperanza de los exportadores uruguayos se centraba en volver a venderle ganado a China una vez que los australianos liquidaran el ganado que tenían comprado y tuvieran que salir a adquirir más, porque los precios subirían; así sucedió en los hechos.

"Hicimos un gran esfuerzo para hacer este negocio, donde más que como empresa pensamos como país y la meta era que China retomara las compras en Uruguay", aseguró a El País Federico Di Santi, uno de los principales de la exportadora Di Santi -Romualdo.

El negocio -será el primer embarque a este mercado desde finales de 2013- abarcará unas 4.000 terneras de entre 8 y 15 meses de edad, con unos 180 kilos de peso en adelante, las que se estarían cargando a principios de abril de 2014.

Di Santi se jugó a que China mantenga durante todo el año que viene la importación de ganado lechero en pie nacido y criado en Uruguay, retomando así un camino de fuerte importación como lo hizo en los últimos años.

El exportador reconoció que la nueva venta "retoma la corriente comercial con valores diferentes a los que se manejaban el año pasado, pero lo importante es la reapertura y a partir de ahora, habrá que trabajar en mejorar esos valores", aseguró, sin revelar los precios de la operativa.

La empresa ya tenía parte del ganado comprado y ahora salió a comprar para completar el volumen necesario para la cuarentena.

Di Santi aseguró a El País que "hay bastante ganado ofertado y hay tiempo para comprar", por lo que estimó que "se llegará perfectamente a los volúmenes necesarios sin contratiempos, como se hizo en los embarques anteriores".

Por otro lado, la buena noticia es que las ventas de terneras Holando hacia China no interfieren con la demanda de los megatambos que se están instalando en Uruguay, porque esos emprendimientos demandan ganados diferentes.

"Estuvimos todo el año comprando para el Grupo Bulgheroni (construye un mega- tambo en Durazno). La categoría que demanda hoy son ganados por arriba de 250 kilos, que no compiten con la exportación de terneras, no solo por la categoría, sino más allá de eso, porque apunta a ganados de mayor calidad", explicó Di Santi.

La ventaja de exportar ganado lechero vivo hacia China es que todos esos animales que no tienen registros de producción o que no se destacan por tener una elevada calidad, pueden ser incluidos en los negocios.

En este negocio de Di Santi- Romualdo, el ganado será adquirido por nuevos compradores que se apoyan en la adaptabilidad y producción de las vacas uruguayas que ya están produciendo en China.

Temas en esta nota