Importancia de la suplementación estratégica

Una vaca en el último período de gestación posee una demanda mayor de cobre y otros minerales debido al desarrollo fetal.

Por |
Importancia de la suplementación estratégica
14deAgostode2014a las07:42

En los animales, los requerimientos de oligominerales varían en función del ciclo productivo. Por ejemplo, una vaca en el último período de gestación posee una demanda mayor de cobre y otros minerales debido al desarrollo fetal. Esta situación, como en otras que ocurren a lo largo del ciclo de vida de un animal, puede ser facilitada y protegida por la implementación de un esquema de suplementación de oligominerales a largo plazo o en forma estratégica.

La suplementación a largo plazo consiste en proporcionar a los animales determinados minerales por un período prolongado, con bajas dosis sostenidas en el tiempo. Es recomendable para mejorar el desarrollo y rendimiento reproductivo en vacas y toros, así como su estado sanitario en general. La suplementación estratégica o "topping up" cubre la necesidad de minerales esenciales en forma programada de acuerdo con las demandas fisiológicas de un momento crítico de la vida productiva del animal. Además, favorece las funciones de los sistemas inmune y reproductivo, así como los rendimientos en rodeos de carne y leche.

¿Cuáles son algunos de los eventos críticos clave en el ciclo productivo de carne y leche? En principio, el parto y la lactancia, momentos de gran demanda nutricional de la vaca. El pico de mayor demanda tanto en producción de carne como de leche ocurre en el momento del parto: la vaca queda bajo un gran nivel de estrés nutricional durante la lactancia temprana y durante todo el período de servicio. También el ingreso a feed-lot, donde los terneros se encuentran bajo una alta carga de estrés. Deben adaptarse a una situación de tensión social debido a una reducción del espacio físico como también a cambios en la dieta, lo que puede conducir a una inmunosupresión. Los animales en feed-lot están expuestos a más infecciones bacterianas o virales que los animales que se encuentran a campo, incluso pueden encontrarse ante una flora microbiana inhabitual. Por esto es esencial que estos animales tengan un sistema inmunológico robusto con alta capacidad de respuesta a las enfermedades. 

El período de servicio es también de una alta demanda nutricional ya que la vaca se encuentra amamantando el ternero. Lo mismo sucede en el período de secado y/o destete, en el cual las necesidades nutricionales a menudo se descuidan. Lo ideal es poder recurrir a tratamientos a largo plazo, como soluciones inyectables, que provean a los animales los más importantes minerales (cobre, zinc, manganeso y selenio) necesarios para mejorar su crecimiento, la inmunocompetencia y la reproducción, en diferentes momentos de su desarrollo. Esta suplementación se realiza por un período prolongado y con bajas dosis sostenidas en el tiempo.

(*) Juan José Trinidad, M.V.; M.S.A. del laboratorio veterinario König

Temas en esta nota