Fonterra apunta con todo a China

La neozelandesa Fonterra, anunció su alianza con grandes empresas de productos lácteos de China.

Por
Fonterra apunta con todo a China
28deAgostode2014a las19:06

En la jornada de ayer la cooperativa más importante del mundo, la neozelandesa Fonterra, anunció su alianza con grandes empresas de productos lácteos de China.

Fonterra ha anunciado su intención de tomar una participación del 20% de uno de los procesadores de leche más grande de China, Beingmate.

La alianza ayudaría a crear una cadena de suministro global dirigida a el mercado de China usando los socios en fabricación de leche que tiene Fonterra en Australia y Europa.

Eta movida también ayudaría a Fonterra a aumentar su cuota en el gran y lucrativo mercado de alimentos lácteos para lactantes de China.

China depende en Nueva Zelanda para casi todas sus importaciones de leche en polvo.

La asociación creará una cadena de suministro global totalmente integrada de la puerta de la granja directamente a los consumidores de China dijeron en la Cooperativa.

Si tiene éxito, la nueva asociación entre Beingmate y Fonterra estaría en los planes de la firma china establecer una empresa conjunta para comprar una planta de Fonterra en Australia.

‘Cambio de juego’

También vería Beingmate distribuir marca Anmum, muy popular de Fonterra, en el continente.

Fonterra, el mayor exportador mundial de productos lácteos, ya vende su leche de fórmula en polvo en China. Pero desde la firma creen que asociándose con Beingmate tendrán una mejor red de distribución.

El presidente ejecutivo de Fonterra Theo Spierings dijo que la asociación sería un “cambio de juego” y que proporcionaría a la firma de Nueva Zelanda “una línea directa en el mercado de fórmula infantil en China”.

También dijo Fonterra que trabajaría con Beingmate “para evaluar las inversiones mutuas en las explotaciones lecheras en China”.

“La asociación creará una cadena de suministro global totalmente integrada de la puerta de la granja directamente a los consumidores de China, el uso de piscinas de leche de Fonterra y plantas de producción en Nueva Zelanda, Australia, y Europa”, dijo la firma.

Aprender del pasado

Se podría pensar que Fonterra lo pensaría dos veces antes de asociarse con otro fabricante de leche fórmula para bebé en china.

En 2008, era un accionista minoritario en una de las empresas lácteas locales envueltas en el escándalo de la leche contaminada que vio como seis niños murieron y otras 300.000 se enfermaron por un químico industrial añadido al polvo.

Fonterra fue reconocido por ayudar a dar la alarma, informando al gobierno de Nueva Zelanda, pero el incidente todavía proyecta una sombra sobre la industria en China, con muchos padres que siguen pagando precios sustancialmente más altos para comprar leche en polvo importada.

Fonterra, sin embargo, ahora cree claramente que las normas de inocuidad de los alimentos están mejorando y con ello la confianza del consumidor, y que no hay más remedio que encontrar un socio local fuerte si quieren ser parte del mercado de rápido crecimiento.

Beingmate dará a Fonterra una red de distribución que nunca podría construir por sí solo, y la compañía de Nueva Zelanda sabe que están creciendo los ingresos de los hogares chinos, lo que junto con una reciente flexibilización de la política de un solo hijo, significa que la demanda para la fórmula del bebé se duplicará en los próximos cinco años.

Fonterra dijo que el mercado de fórmula infantil en China fue de un valor aproximado de $ 15.050 millones de dólares el año pasado, y que sería un valor aproximado de U$S 27.500 millones en 2017.

“Este crecimiento se explica por el aumento de la urbanización, la mayor renta disponible, una preferencia por marcas de primera calidad y la relajación de la política de un solo hijo”, dijo el Spierings.

China, pone una prima sobre los productos alimenticios lácteos importados después del escándalo de la fórmula de leche contaminada en 2008 que mató a seis bebés y dejó unos 300.000 bebés enfermos.

Fonterra tenía una participación minoritaria en Sanlu, uno de los productores lácteos chinos involucrados en el escándalo, y llamó a un retiro del mercado público luego que se encontró melamina añadida a algunos productos.

Además productos de fórmula de leche fueron devueltos por los supermercados a través de China después de la alarma alimentaria de Fonterra en 2013.

Después de esa alarma alimentaria en relación con productos de Fonterra el año pasado China prohibió todas las importaciones de leche en polvo procedentes de Nueva Zelanda por un período de tiempo.

Fonterra, que es una cooperativa propiedad de los agricultores y el mayor exportador de productos lácteos en el mundo, dijo que había encontrado una cepa bacteriana en algunos de sus productos que pueden causar botulismo.

Pruebas posteriores encontraron que no había habido ningún problema con los productos lácteos de la compañía.

Fonterra fue sin embargo multada por U$S 256.675 y lo llevó a un retiro del mercado global de productos lácteos.

Al respecto Spierings dijo que “China es un entorno completamente diferente ahora, Beingmate es un socio totalmente diferente… y también somos completamente diferentes de donde estábamos hace cinco, seis años”.

El tiempo dirá si la decisión fue acertada.

Por Damián Morais para LL con información de cables internacionales.

Temas en esta nota

Seguí leyendo