Polleros, con vía libre para exportar a Rusia

Rusia se transformó en el primer comprador de cortes aviares argentinos; industriales polleros tienen vía libre para exportar sin restricciones.

Por
Polleros, con vía libre para exportar a Rusia
02deSeptiembrede2014a las07:56

A diferencia de los frigoríficos bovinos e industrias lácteas –que no pueden aprovechar la gran oportunidad rusa por las restricciones comerciales implementadas por el gobierno kirchnerista– las compañías avícolas tienen vía libre para exportar.

En agosto pasado Rusia fue el primer destino de exportación de cortes y trozos aviares congelados de origen argentino. En ese mes se declararon ventas de tales productos por 13.774 toneladas, de los cuales un 25,5% se destinaron a la Federación Rusa. En los restantes lugares del ranking se ubicaron China (18.2%), Hong Kong (16.6%), Sudáfrica (15.3%) y Chile (7.0%), entre otros mercados (ver planilla).

En los primeros siete meses de 2014 se habían registrado ventas externas de cortes y trozos aviares por 67.409 toneladas, de los cuales un 10.5% se destinaron a Rusia (los primeros dos lugares en enero-julio de este año fueron para China y Hong Kong con el 21.5% y 16.3% del total exportado respectivamente).

La mayor parte de los envíos realizados al mercado ruso corresponden a cuarto trasero y muslos de pollos. La exportación de pollos enteros provenientes de Argentina aún no fue habilitada por las autoridades sanitarias rusas.

Los representantes de los frigoríficos avícolas –integrados en Cepa– tienen una relación estrecha con el gobierno kirchnerista. De hecho, entre otras actividades, financian la compra de petróleo venezolano con exportaciones de pollos a través del “Fidecomiso Néstor Kirchner” del Banco Nación.

El pasado 7 de agosto el presidente ruso Vladimir Putin decidió bloquear por el término de un año el ingreso de carne bovina, porcina, pescado, lácteos, frutas y vegetales provenientes de EE.UU., Canadá, la Unión Europea, Australia y Noruega.

Dos semanas atrás los ministros de Industria y Agricultura, Débora Giorgi y Carlos Casamiquela, viajaron a Moscú para reunirse con el ministro de Agricultura de la Federación Rusa Nikolái Fiódorov.

La cuestión es que, mientras Fiódorov y Casamiquela firmaban un memorando para incrementar la provisión de carne bovina argentina a Rusia, el subsecretario de Comercio Interior, Ariel Langer, comunicaba a representantes de frigoríficos exportadores que volvería a interrumpirse temporalmente la emisión de licencias de exportación.

Temas en esta nota