Fuerte caída en la disponibilidad de novillos exportables

Para el analista de mercados ganaderos, Ignacio Iriarte, no habrá cambios en el corto plazo respecto del volúmen exportado.

Por
"No se va a exportar más a corto plazo”, evaluó Iriarte.

"No se va a exportar más a corto plazo”, evaluó Iriarte.

04deNoviembrede2014a las07:38

Para el analista de mercados ganaderos, Ignacio Iriarte, no habrá cambios en el corto plazo respecto del volúmen exportado. “Vamos a seguir, hasta el fin de la administración Kirchner, dependiendo del consumo interno, que está respondiendo de manera muy firme, pero no puede pagar más que los valores actuales. No se va a exportar más a corto plazo”, evaluó.

LOS MOTIVOS DEL ESTANCAMIENTO

A la hora de fundamentar su afirmación, apuntó a 2 motivos: “Primero, el tipo de cambio; cualquier corte por bien que lo paguen afuera, haciendo la cuenta a través con el tipo de cambio neto para la exportación de carne, que es de alrededor de $ 7,50 (por dólar), el resultado lo mejora el mercado interno, o sea que no se puede exportar".

Y segundo "hay una caída dramática en la disponibilidad de novillos exportables (vaca grande o novillo de más de 425 kilos). En lo que va del año, increíblemente la faena de novillos bajo otro escalón marcando una disponibilidad muy baja, como nunca hemos visto, de novillos”, explicó el analista al programa “Siempre que llovió, paró…”.

Respecto de la faena de novillos, sostuvo que “en 2005 se mataron 4,7 millones de cabezas, mientras que este año se van a matar apenas 2 millones, primero que por que hay menos stock, y segundo porque la ganadería argentina está produciendo otro tipo de hacienda, orientada al mercado interno, que son terneros y novillitos”.

LA LLAMADA "GUERRA DE DIVISAS"

Respecto del mercado exportador, aseguró también que “nuevamente hay una pérdida de valor de las monedas de los países que nos compran en relación al dólar, y nosotros vendemos en dólares, lo que se llamada ‘guerra de divisas’”, dijo para Radio Colonia.

En este sentido, explicó que “el rublo se devaluó un 28% desde que empezó el año. El que importa carnes, que la paga en dólares pero que la va a vender en rublos en el mercado ruso, no puede seguir pagando lo mismo la carne”.

Sin embargo, destacó que “lo que tiene de bueno el mercado internacional hoy es que hay tres súper gigantes peleando por un producto que falta en el mercado: el primero es Rusia, que necesita comprar en Sudamérica después del boicot de Estado Unidos; Canadá; la Unión Europea, y Australia; el segundo, que se agregó explosivamente hace dos años y que se convirtió en el primer importador de carne del mundo, que es China; y el tercero, que se está agregando ahora, y  creo que es el más duradero y el más consistente, que es Estados Unidos. Cuando tres monstruos de ese tamaño se pelean por la carne, la carne sube.”

Temas en esta nota