Estados Unidos confirmó auditoría a Uruguay

El servicio de inspección de animales y plantas de Estados Unidos confirmó la auditoría al compartimento ovino de Uruguay.

Por
Los corderos del compartimento ovino uruguayo tienen trazabilidad electrónica. Foto: Jorge Bonino

Los corderos del compartimento ovino uruguayo tienen trazabilidad electrónica. Foto: Jorge Bonino

01deDiciembrede2014a las07:28

El compartimento ovino, la herramienta propuesta por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para que un país pueda exportar un determinado producto cuando es producido en una zona con estrictas medidas de bioseguridad, dejó de ser una quimera y Uruguay lo transformó en una palpable realidad.

Poniéndolo en marcha —ya se hizo la primera faena, en condiciones especiales, de 1.400 corderos— las autoridades sanitarias uruguayas buscan destrabar el ingreso de carne ovina con hueso en Estados Unidos, Canadá, México y en la Unión Europea (UE). En todos esos mercados ya está permitido el ingreso de cortes desosados; se vende o se les vendieron algunas partidas de carne.

Visita de un equipo técnico a Uruguay

Ahora, el Animal and Plant Health Inspection Service/Aphis (Servicio de Inspección de Animales y Plantas, dependiente del Departamento de Agricultura de Estados Unidos), confirmó la visita de un equipo técnico a Uruguay.

Los inspectores harán su trabajo entre el 15 y 17 de diciembre próximo, buscando verificar la documentación enviada por la Dirección General de Servicios Ganaderos, con la que elaborarán el análisis de riesgo previo a la habilitación del mercado.

El documento enviado por Uruguay alcanza más de 400 páginas traducidas al inglés, con detalles pormenorizados de una herramienta que, en ovinos, es inédita en el mundo.

Agenda tentativa para la auditoría

El titular de la Dirección General de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio, confirmó a El País que en la secretaría de Estado se está trabajando en una agenda tentativa para la auditoría, donde se propondrá revisar documentación, visitar el compartimento ovino —instalado en el campo experimental del SUL "Dr. Alberto Gallinal", en Cerro Colorado— y también se revisará el frigorífico San Jacinto (Nirea S.A.).

En esa planta, bajo condiciones especiales y estrictas medidas que escapan a las faenas convencionales, se mataron los 1.400 primeros corderos que fueron terminados en el compartimento ovino. Con ella se probó que era posible realizar toda la operativa con las más altas garantías científicas.

A la vez, Muzio confirmó a El País que están pendientes las auditorías de México y Canadá, para las que todavía no se maneja una fecha tentativa.

Temas en esta nota