El Gobierno quiere al dólar controlado hasta enero

En sólo veinte días el BCRA vendió más de u$s 230 M a los bancos para evitar que el tipo de cambio avanzara más allá de los $ 8,56.

Por
Fuente: Ambito Financiero

Fuente: Ambito Financiero

09deDiciembrede2014a las08:13

El dólar fijo en el que insiste Alejandro Vanoli para desactivar las expectativas de devaluación, y el regreso de la emisión de pesos para cubrir las necesidades fiscales, complican cada vez más a la mesa de dinero del Banco Central en el mercado cambiario y amenazan con mayores presiones sobre el "blue" en el tramo final de 2014. Sólo en los últimos veinte días, la entidad oficial debió salir a vender más de u$s 230 millones a los bancos para evitar que el tipo de cambio avanzara más allá de los $ 8,56.

La racha negativa pudo ser disimulada por la llegada de divisas del swap chino, pero parece dar por terminado un fugaz "veranito cambiario" que se había percibido en las primeras semanas de gestión de Vanoli.

Es, a la vez, el efecto inevitable de una curiosa decisión que tomó la Argentina en un momento en que los países de la región se esfuerzan por depreciar sus monedas para prepararse a un contexto más adverso: entre agosto y noviembre, según datos de la consultora Federico Muñoz & Asociados, el tipo de cambio subió desde un 6% y hasta el 21% en Colombia, Brasil, Perú, Paraguay y Chile; en la Argentina, en ese mismo lapso y a pesar de tener una inflación cinco veces mayor, sólo un 4%.

La estrategia de mantener esta convertibilidad, en un escenario en el que caen las exportaciones y la inversión extranjera, formará parte de las preguntas que deberá responder esta semana Alejandro Vanoli en su paso por el Congreso Nacional para convencer a los senadores sobre su idoneidad al frente del Banco Central.

Durante su mandato, las reservas crecieron u$s 1.057 millones a pesar de que el acuerdo con el Banco Central de China -una negociación que llevó adelante su antecesor, Juan Carlos Fábrega- ya aportó en ese período más de u$s 1.300 millones.

La presión cambiaria podría empezar a sentirse también en el mercado paralelo, en un momento en que se reactivó con fuerza la emisión de pesos del Central. El mercado apuesta a que, con un dólar planchado y más liquidez en la calle, aumentará la probabilidad de que el Gobierno se vea forzado a hacer un ajuste más abrupto en el tipo de cambio si quiere llegar sin sobresaltos al final de 2015.

Eso explica, en buena parte, la suba repentina que se registró durante esta última semana en los contratos de dólar a futuro que se negocian en Nueva York sin intervención del Banco Central: el NDF a un año ya se ubica en los $ 12,20, e indica con esto que los inversores suponen que el próximo Gobierno argentino heredará un dólar un 43% más alto que el actual.

Lo que empieza a preocupar es, sobre todo, el regreso de la emisión en una economía que sufre uno de los mayores niveles de inflación del mundo. 

Sólo en un día, el Central transfirió casi $ 30.000 millones al Tesoro y la base monetaria creció por encima del 20% anual por primera vez en el año. El dólar cobertura o de "convertibilidad", una referencia que sigue de cerca el "blue" desde que rige el cepo cambiario y que está dado por la relación entre los pesos que circulan y los dólares que tiene el Central, saltó de $ 13,66 hasta por encima de $ 15 en dos semanas. Un indicio de que el dólar a $ 12,72 es más una "oferta" que un valor de equilibrio.

Temas en esta nota