La Serenísima perdió más de $ 500 millones en 2014

Los malos resultados se explican por la suba de costos y los controles de precios; vuelven los rumores de venta.

Por
La planta de la empresa, ubicada en General Rodríguez. Foto: La Nación.

La planta de la empresa, ubicada en General Rodríguez. Foto: La Nación.

12deMarzode2015a las14:25

El primer balance cerrado de La Serenísima sin la presencia de su histórico dueño, Pascual Mastellone, llegó con malas noticias. La firma Mastellone Hnos., que controla a la marca líder del mercado lácteo argentino, cerró 2014 con una pérdida de $ 518 millones contra los $ 37 millones de resultado negativo que había tenido el año anterior.

En la empresa destacaron que sus pérdidas se inscriben en una crisis que enfrenta la industria láctea que es, junto con el de los frigoríficos, uno de los rubros más golpeados de la economía argentina.

"Durante 2014 se registró una caída en la materia prima láctea procesada por la compañía del orden del 8%, debido a motivos fundamentalmente climáticos que afectaron muy especialmente a nuestros productores remitentes. A su vez, esta situación se vio agravada por la fuerte competencia desleal ejercida desde un gran número de empresas regionales, que actúan marginalmente por fuera de las reglas del mercado", explicó la firma en un comunicado.

Además, precisaron que las subas que tuvieron sus principales costos, como la materia prima láctea (que tuvo un aumento del 44% en 2014); mano de obra (37%), y combustibles (48%) no pudieron trasladarse íntegramente a sus precios de venta.

En este sentido y por más que en la empresa no lo mencionen en forma directa, un factor a tener en cuenta es el impacto que tuvo el plan Precios Cuidados en su negocio, ya que los productos que integran la canasta oficial -Mastellone participa con media docena de artículos-, en el último año tuvieron un fuerte incremento en la demanda, pero como contrapartida son los que les ofrecen a los productores los menores márgenes de ganancia.

A pesar de los resultados negativos, en Mastellone se mostraron confiados en que podrán revertir el mal momento. "La compañía ha demostrado tener las fortalezas necesarias para sostener y preservar su posición como líder del mercado; para lo cual nos hallamos implementando acciones tendientes a mejorar nuestra productividad y eficiencia, así como diversos programas que apuntan al crecimiento en el largo plazo", explicaron en la compañía.

Rumores de posible venta

Las pérdidas millonarias de Mastellone no hacen otra cosa que reavivar los rumores de una posible venta de la compañía. Hoy el control de la firma argentina está en manos de los herederos de Pascual Mastellone -incluyendo hermanos, hijos y sobrinos-, que juntos detentan el 67% del paquete accionario, mientras que el fondo de inversión Dallpoint, liderado por el empresario Carlos Agote, tiene el otro 33 por ciento.

A la hora de buscar un potencial comprador para la empresa todas las miradas están puestas sobre el grupo francés Danone. En la década del 90, Danone ya se quedó con las líneas de mayor valor agregado de Mastellone, como yogures, postres y quesos untables y desde ese momento también comparten no sólo la propiedad y el uso de la marca La Serenísima, sino también el sistema de logística, que es un engranaje clave en un negocio de alta rotación como los de los lácteos.

Los fondos frescos que aportó Danone también fueron claves en la salud financiera de Mastellone hace poco más de un año cuando los franceses se quedaron con la división de leches para niños y la marca Crecer a cambio de US$ 22 millones.

Temas en esta nota

Cargando...