¿Cómo invertir en novillos sin riesgo productivo?

Una empresa ganadera lanza un instrumento financiero que permite a terceros participar del negocio, sin cargar con los avatares propios del manejo de los animales. “No había contratos ligados al valor de la carne, un commodity muy sólido con precios ascendentes”, dicen desde la firma.

Por
Destacados analistas del sector pronostican una recuperación de los precios de la hacienda en el país.

Destacados analistas del sector pronostican una recuperación de los precios de la hacienda en el país.

11deJuliode2015a las06:35

“La falta de un instrumento financiero vinculado al precio de la hacienda limita la capacidad de crecimiento de la empresa ganadera y la posibilidad de que potenciales inversores participen del negocio. Para atender estos intereses concurrentes, lanzamos un contrato que se ajusta a valor novillo”, planteó Alfredo Bonadeo, Presidente de Praderas Argentinas, firma que cuenta con un establecimiento de invernada en Campo Gallo, Santiago del Estero. Y detalló que un atractivo de la operatoria es que “los riesgos climáticos, productivos y comerciales corren por nuestra cuenta, mientras que el inversor sólo está sujeto a la evolución del mercado, por cierto, de perspectivas favorables”.

Bonadeo es un empresario que lleva toda una vida vinculada a la cadena cárnica como productor, consignatario, industrial y banquero. En la actualidad está al frente del equipo de Praderas Argentinas, que maneja 2.700 ha. a 190 km al noroeste de la capital santiagueña, donde se hace recría y engorde de novillos sobre gatton panic y sorgos con muy buenos indicadores productivos.

“Ser director de un banco me brindó una práctica enorme, me di cuenta de que había que vincular el negocio financiero con la actividad ganadera en forma directa. Pero aún hoy, los productores seguimos sin disponer de créditos ajustados por el valor de la mercadería, ya que durante años el rubro no resultaba interesante para colocar dinero. Ahora, esta tendencia está cambiando”, aseguró.

En tal sentido, destacados analistas del sector pronostican una recuperación de los precios de la hacienda en el país, fundamentándose en la caída del stock de animales, que debe enfrentar una demanda interna consistente y mercados externos muy firmes, con precios FOB récords a pesar del derrumbe de las demás commodities. A esto se suma la inminente reanudación del comercio con los Estados Unidos y la esperable habilitación posterior de otros países del Nafta.

En este escenario, muchos sostienen que mediando algún cambio en la política aplicada al sector durante la última década, el novillo, la categoría que más se redujo en cantidad de cabezas -casi un 40% entre 2008 y 2014, según datos oficiales- será el tipo de animal que se verá más beneficiado en los próximos años.

A valor novillo

El monto invertido en Praderas Argentinas se actualiza por el Índice Novillo de Liniers y cuenta además con un interés del 8% anual sobre el capital ajustado. El certificado tiene un plazo de un año, renovable con el acuerdo de ambas partes.

Para el Dr. Marcos Roccatagliata, Gerente Comercial de Praderas Argentinas, una fortaleza de la operatoria es la seguridad que ofrece el fideicomiso. “Cuando el inversor firma el certificado de participación, el dinero se canjea por su equivalente en kilos de carne al precio del novillo en Liniers de ese momento. Si puso $180 mil, hoy unos 10.000 kg de carne, este activo ingresa al fondo fiduciario que resguarda que el stock de carne del establecimiento tenga armonía con la cantidad de certificados emitidos. Al vencimiento, 365 días después, ese inversor podrá retirar 10.800 kg, al valor de esa ocasión”, ejemplificó.

En síntesis, el fideicomiso asegura que Praderas Argentinas tenga permanentemente una existencia de ganado identificado, que respalda la inversión. “A diferencia de otras garantías, la hacienda es un bien de una gran liquidez, lo que brinda un buen reaseguro. De este modo, la colocación no sólo está respaldada por la firma emisora sino por un fideicomiso que dispone del control sobre todos los kilos que fueron objeto de contratos”, aseguró el letrado.

Roccatagliata piensa que el principal beneficio para el inversor es participar en un negocio que está creciendo, con precios sostenidos. “El que compra acciones en la Bolsa busca lo mismo, que sean de empresas de evolución favorable. La diferencia es que éstas son muy volátiles y aquí hay un commodity sólido que está resguardando el certificado. Hay mucha gente que prefiere tener su dinero invertido en novillos, sean ganaderos que no pueden o no quieren ampliar sus existencias físicas o inversores de fuera del sector”, afirmó.

Ganar-ganar

En cuanto a las ventajas para Praderas Argentinas, Bonadeo destacó que la operatoria le permite financiarse ágilmente, ya que el capital que ingresa, una vez que se canjea el certificado de pesos por carne, se puede reinvertir.  “Precisamente, la idea de este instrumento es hacerse de dinero más rápidamente, en forma más sencilla y barata que cuando uno va a golpear la puerta de un banco. Y sobre todo menos riesgosa, porque está directamente atada al valor de la mercadería, si ésta sube el inversor se beneficia, pero para la empresa ganadera el riesgo está totalmente cubierto. En síntesis, resulta provechoso para ambas partes, es una verdadera estrategia de ganar-ganar”, subrayó.

Así las cosas, el empresario adelantó que “los montos que ingresen se reinvertirán en terneros y novillitos para engorde dado que la infraestructura del campo es muy buena y las siembras de pasturas ya están hechas. Los novillos terminados se venderán para consumo o exportación, según las oportunidades del mercado. Nos venimos preparando desde hace tiempo para producir más”.

Finalmente Bonadeo resaltó que el nuevo instrumento financiero potencia la actividad ganadera. “No tiene techo. El stock puede aumentar de la mano de los certificados y una vez completada la carga del campo se puede anexar otro, lo que da lugar a un crecimiento modular. Es una innovación en el país”, concluyó.

Temas en esta nota