Garantizan puestos de trabajo en Cresta Roja para destrabar el conflicto

Con ayudas oficiales para mantener niveles de producción aceptables prometen reincorporar a más de 670 despedidos y mantener los 3000 empleos restantes.

Por
Con ayudas de fondos públicos la compañía, en principio, podrá mantener niveles de producción aceptables.

Con ayudas de fondos públicos la compañía, en principio, podrá mantener niveles de producción aceptables.

22deJuliode2015a las07:35

Frenéticas negociaciones en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires lograron ayer darle un principio de solución al conflicto de Cresta Roja. Concretamente, con ayudas de fondos públicos la compañía, en principio, podrá mantener niveles de producción aceptables para que la segunda avícola nacional reincorpore a los despedidos y garantice los demás puestos de trabajo.

El lunes, la cartera laboral provincial, que comanda Oscar Cuartango, había dictado la conciliación obligatoria en el conflicto, en medio de los cortes de ruta en las cercanías a las plantas de faena de la compañía, en el Jagüel, Esteban Echeverría, y Ezeiza, tras conocerse un nuevo número de despidos la semana pasada, llevando a 680 el total. Hasta ayer, la empresa mantenía sus plantas cerradas y peligraban seriamente al menos otros 1500 puestos.

Con deudas que se calculan cercanas a los $ 2000 millones, la mayoría de ellas con el fisco, Cresta Roja solicitó el año pasado el proceso preventivo de crisis. Había dejado de contar con financiamiento para sostener su ciclo productivo, hecho que fue agravando su situación, a la que se sumaron conflictos laborales hasta que, finalmente, se desató la crisis por los despidos y sueldos adeudados a los trabajadores. Estrictamente, lo que la firma les debe a sus empleados es una quincena y el aguinaldo, según pudo saber este diario de fuentes gremiales.

La audiencia convocada para el mediodía pasó a cuarto intermedio y las partes siguieron negociando hasta entrada la noche. Lideraron la reunión Cuartango y su par de la cartera de Agricultura, Alejandro ‘Topo’ Rodríguez, y participó, dentro de la representación sindical, Silvio Etchehun, del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus Derivados de Buenos Aires.

El sector que comanda Etchehun insistió en solicitar la ayuda de los diferentes niveles de gobierno y sustentó ese pedido en el "uso" que hizo la administración nacional de la empresa para contener los precios internos del pollo y fomentar el intercambio comercial con Venezuela.

Según Etchehun, el Gobierno le debe a la compañía una suma de dinero considerable en concepto de compensaciones, aunque no pudo precisar una cifra. Pese a sus intentos, El Cronista no pudo obtener una respuesta a sus consultas por parte de la empresa.

Los negociadores aclararon a El Cronista que la prioridad era, en todo momento, mantener las fuentes de trabajo pese a que la escalada del conflicto deja comprometidas las relaciones laborales .

Temas en esta nota