Así intentan sacar la leche de los tambos en Córdoba

En el caso de los tambos en Córdoba la pérdida se estima en el 90 por ciento. No sólo no se puede ingresar a sacar la leche, sino que se complica hasta el ordeñe.

Por
"El barro es el peor enemigo para el tambo", graficó Hugo Iturraspe, de la Sociedad Rural de Santa Fe.

"El barro es el peor enemigo para el tambo", graficó Hugo Iturraspe, de la Sociedad Rural de Santa Fe.

12deAbrilde2016a las15:52

Los vecinos de Pozo del Molle, en Córdoba, protestan bajo la lluvia en la ruta 158 por el drama que vive hace semanas, con el pueblo anegado y hundiéndose por la suba de las napas freáticas.

Las lluvias de los últimos días no hicieron más que complicar una situación que viene de larga data, aunque los habitantes aseguran que "nunca vieron una cosa así".

Pérdidas millonarias

En materia de producción agropecuaria las pérdidas son millonarias. Es prácticamente imposible ingresar a los campos de:

  • Pozo del Molle
  • James Craik
  • Los Zorros
  • Arroyo Algodón
  • Playosa
  • Carrilobo
  • Las Varillas
  • Alicia
  • El Fortín
  • Silvio Pellico
  • Cintra
  • Alto Alegre

El productor y asesor de campos Alejandro D'Elía define ante LA NACION: "Estamos peor que nunca; es descomunal la cantidad de agua que hay. Hay culpas compartidas, falta de obras, falta de políticas agropecuarias, no hay praderas naturales que frenen el agua, falta de previsión".

La falta de siembra de trigo la campaña pasada es hoy una complicación extra: un metro cuadrado de cultivo de invierno (trigo, cebada, avena) absorbe entre 500 y 700 litros de agua. Los productores aseguran que no produjeron porque los costos se duplicaron.

En el caso de los tambos -en la zona son una producción clave- la pérdida se estima en el 90 por ciento. No sólo no se puede ingresar a sacar la leche, sino que se complica hasta el ordeñe.

Las estimaciones es que, cuando salga el sol, a los cuatro días se podrá entrar a los campos altos; a los 15 a los intermedios y recién en un mes a los más bajos.

Situación en Santa Fe

En tanto, en Santa Fe, dirigentes ruralistas coincidieron hoy en advertir la dificil situación que enfrenta el sector, como consecuencia de las inundaciones que el propio gobierno estimó perjudican a más de 2,3 millones de hectáreas en esta provincia.

"La situación del campo santafesino es catastrófica. Los caminos y los suelos están imposibles; el agua brota de la tierra. Esto es desesperante para la producción. No hay pasto que aguante por el pisoteo. Esto es un golpe de gracia para los tambos. El barro es el peor enemigo para el tambo", graficó Hugo Iturraspe, de la Sociedad Rural de Santa Fe.

Y añadió: "El Gobierno va a tener que ayudar al campo tras este desastre natural. Los caminos de los campos son ríos. La situación es desesperante. Ahora viene el invierno y los campos no se van a secar. Las vacas van a enfermarse en sus pezuñas", subrayó. "Yo no vi nunca una situación similar", aseguró.

Por su parte, Gustavo Vionnet, presidente de Confederaciones de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsffe), que reune a todas las sociedades rurales de la provincia, apuntó que "la situación es dificilísima. Los campos recibieron en los últimos diez días entre 250 y 700 milímetros en la mayoría de la provincia. Un verdadero desastre para los productores de leche y muy complicada la cosecha de soja. Hizo un daño enorme y los pronósticos no son buenos", resaltó.

Fuente: Diario La Nación

Temas en esta nota

Seguí leyendo