Una bella durmiente se despierta

Una década hace que nuestro país privilegia el mercado interno de carnes más que el externo. El cambio de gobierno y de políticas, generó escenarios más claros y transparentes. ¿Alcanzarán para que Argentina despierte y comience a satisfacer la demanda mundial de carnes?

Por |
06deJuliode2016a las20:23

“La producción de carne vacuna se está enfrentando a un doble desafío en nuestro país. Por un lado, mejorar la eficiencia y la productividad y expresar su potencial; y por el otro, volver al mundo después de estar 10 años dormidos”, comenzó diciendo Víctor Tonelli en entrevista exclusiva con Agrofy News, y agregó: “Ambos conducen a un mismo punto: la retención de ganado; y mientras haya retención, habrá ofertas escasas y precios altos del ganado y para el consumidor”.

De acuerdo a los dichos del analista, el mercado argentino de carnes hace 10 años que vive y se concentra sólo en el mercado interno, pero poco a poco y de la mano de condiciones de mayor transparencia y estabilidad, la bella durmiente se irá despertando y volverá a adquirir protagonismo a nivel internacional.

“Lamentablemente hay que pasar por ese purgatorio para llegar al cielo, y en la medida en que Argentina vaya ordenando las cuestiones macroeconómicas, la vuelta al mundo la va a encontrar con una demanda creciente, sub abastecida y una enorme oportunidad de retomar el protagonismo que perdió”, manifestó Tonelli. Tengamos en cuenta que hace 10 años nuestro país tenía una participación del 10% y hoy no llega al 2%.

“Volvé que te perdonamos”

Luego de hacer un análisis de la coyuntura, consultamos al especialista por las perspectivas a corto plazo y la reinserción de Argentina. En este sentido Tonelli admitió que el mundo nos dice: “Volvé que te perdonamos”. En palabras del analista: “Nos perdonan porque la demanda se encuentra insatisfecha, lo cual facilita muchísimo nuestra reinserción, pero necesariamente será lenta porque no contamos con materia prima suficiente: los novillos los perdimos y los tenemos que recuperar”.

Y ejemplificó: “En el mejor de los casos, este año las exportaciones crecerán a 270 mil toneladas (el 40% de lo que exportábamos hace 10 años); el año que viene quizás lleguemos a las 360 mil toneladas; y recién a partir del 2018, nuestro país comenzará a tener un mayor protagonismo dentro del concierto mundial”.

La pelota está del lado de los privados

Consultado por las medidas necesarias que debería tomar el gobierno, Tonelli fue categórico: “Las señales más claras ya fueron dadas: las medidas que pedíamos a gritos fueron tomadas los primeros días de gestión: eliminar el cepo al dólar, las retenciones y los roes. Me parece que el gran desafío está en las manos del sector privado”.

Sin maíz no hay ganadería

En el marco de una nueva edición del Congreso Maizar, realizado en la ciudad de Buenos Aires el 6 de julio, el especialista hizo hincapié en el fuerte lazo que une al cultivo de maíz con la producción de carne: “No hay forma hoy de pensar una ganadería sin granos, y mucho menos sin maíz, de manera que el mayor número de terneros y mayor peso final, va a estar atado a una mayor demanda de maíz”, sostuvo en diálogo exclusivo con Agrofy News.

Y agregó: “En nuestros cálculos estamos pasando de un consumo de 4.500.000 toneladas de maíz al año a más del doble en la medida en que se vayan logrando mejores índices de producción, más terneros y mejores precios finales”.

Y su cierre habló por sí sólo: “La oportunidad es magnífica e irrepetible”. ¿Se despertará la bella durmiente o, mejor dicho, la “bestia” ganadera argentina?

Temas en esta nota

Seguí leyendo