El Caballo Criollo, ideal para la Equinoterapia

La Asociación Criadores de Caballos Criollos (AACC) lanzó el primer programa solidario organizado por la entidad: “Equinoterapia y Caballos Criollos”.

Por
Acción solidaria de la Asociación de Criadores de la raza.

Acción solidaria de la Asociación de Criadores de la raza.

18deAgostode2016a las09:09

La Asociación Criadores de Caballos Criollos (AACC) lanzó el primer programa solidario organizado por la entidad, en colaboración con entidades que trabajan en el área de la Equinoterapia. La iniciativa busca constituirse en un sistema de apoyo a las organizaciones que realizan Actividades y  Terapias Asistidas con Equinos (AyTAE).

El objetivo del programa es canalizar mediante la ACCC la búsqueda de animales para desarrollar AyTAE, a través de criadores socios de la entidad de todo el país que contacten a entidades que realizan estas actividades a fin de facilitarles el acceso a ejemplares de la raza, una de las más indicadas por sus características morfológicas y de temperamento para realizar esta tarea.

Para ello la iniciativa de la AACC cuenta ya con el aporte de cuatro entidades regionales la Fundación Santafesina de Equinoterapia El Carmelo, de Rosario, Santa Fe; la Fundación Equinoterapia del Azul, de Salta Capital, el Centro de Equinoterapia del Regimiento de Granaderos a Caballo Gral. San Martín el Servicio de Equinoterapia y Rehabilitación Ecuestre del Hospital Militar Central, de la CABA.

El Caballo Criollo, ideal para la Equinoterapia

La terapia con caballos es un trabajo terapéutico que, aplicado dentro de un abordaje interdisciplinario, utiliza al animal como herramienta para alcanzar objetivos de rehabilitación, integración y desarrollo tanto físico como psicosocial de personas con necesidades y/o capacidades diferentes. Así, mediante la interacción con el animal los pacientes mejoran su calidad de vida.

El caballo utilizado para las AyTAE debe tener ciertas particularidades morfológicas como de carácter que reúne el Caballo Criollo, tales como su tamaño y movimiento, ideales para la Equinoterapia, que lo convierten en una raza de “genética terapéutica y sanadora”.

En cuanto a su morfología, el caballo para Equinoterapia debe tener una alzada cómoda y práctica, diversas estructuras según la patología (ancho de lomo/planchado), fortaleza y andares particulares. El Criollo es un animal de gran porte con una estructura física fuerte y resistente, pero de alzada mediana, lo que facilita el trabajo con las personas y su monta. Es cómoda para subir a los pacientes y para asistirlos desde los laterales.

La fortaleza es fundamental en los casos en que se realiza monta gemela con los pacientes que no tienen buen control de tronco. Cuenta, además, con un desplazamiento que ofrece un patrón motor concordante con el andar del ser humano, ideales para la rehabilitación motora. Son coordinados y armónicos en sus movimientos, y no bruscos ni espasmódicos, con cadencia, ritmo y compás.

En cuanto al carácter, se destacan en el Criollo su mansedumbre y docilidad, esenciales para esta actividad, así como su nobleza y percepción, su rusticidad y su brío oculto y versatilidad. Es una raza especialmente mansa, tranquila y cariñosa. Ese temperamento dócil y confiable del criollo es fundamental para esta actividad, ya que se trabaja con personas con distintas patologías. Posee además una gran capacidad perceptual y mucha sensibilidad. Recuerdan lo aprendido facilidad y rapidez. Esto permite dar confianza al paciente y al instructor, y crear una relación de amistad con el animal. Su nobleza y entrega al jinete resulta incondicional. Además es una raza rústica, que se adapta a distintas condiciones, tiene bajo costo de mantenimiento, es longeva y de buen rendimiento. El Criollo es un caballo versátil que se adapta a distintos tipos de actividades, según lo que se le pida.

Mejor calidad de vida para todo tipo de discapacidad

La Equinoterapia se utiliza para mejorar la calidad de vida de personas con las discapacidades más variadas. Por ejemplo, en personas con trastornos motores, ya que el andar del caballo es el único que reproduce el movimiento del hombre al caminar, provocando en la pelvis del jinete el movimiento tridimensional, que hace mover los mismos músculos que si estuviera caminando. Esta característica genera beneficios al sistema motor, a manejar el equilibrio y el tono muscular.

El equipo de Equinoterapia necesita de un especialista ecuestre, que se ocupa del caballo, un especialista en salud mental (psicólogo o psiquiatra) y otro especialista en medicina humana (médico o fonoaudiólogo). El profesional trabaja en la sesión  y hace el plan de trabajo que se traza según la patología y motivo de la consulta y el instructor, que se ocupa del entrenamiento del caballo. Al respecto, la AACC está trabajando con caballos puros registrados, lo que permite conocer e ir conociendo mejor los animales, saber la edad, la genealogía y ayuda a no reproducir malas conductas.

Al respecto, la AACC está trabajando con caballos puros registrados, lo que permite conocer e ir conociendo mejor los animales, saber la edad, la genealogía y ayuda a no reproducir malas conductas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo