Suba de precios de la canasta láctea, por encima del promedio de los alimentos

En enero la suba de precios de la canasta láctea superó en un 70% al ajuste promedio del valor de los alimentos.

Por
Producto del desastre climático y el factor Atilra.

Producto del desastre climático y el factor Atilra.

13deFebrerode2017a las06:54

El precio de los lácteos –tal como se anticipó– comenzó a crecer por encima del aumento promedio de los alimentos debido a la restricción de oferta de leche generada (en buena medida) por desastres climáticos.

En enero pasado, según los últimos datos publicados por el Indec, la canasta de productos lácteos básicos en la ciudad de Buenos Aires registró un aumento promedio de precios de 2,7% respecto de diciembre de 2016. Se trata de un valor sustancialmente superior al ajuste del 1,6% registrado por la canasta básica de alimentos y bebidas en ese período.

La canasta farinácea, por su parte, registró una suba intermensual del 1,8%, mientras que el asado, la paleta y el cuadril descendieron 0,7%, 0,8% y 0,4% respectivamente. Y el precio del pollo entero se derrumbó en un 6,5%.

Lo que ocurrió en enero es un déjà vu lo sucedido en mayo del año pasado, cuando, luego de la baja abrupta de la producción lechera generada por el desastre climático ocurrido en las cuencas tamberas de Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba, las industrias lácteas salieron a recomponer con fuerza los precios pagados a los tamberos. Y ese movimiento fue posteriormente trasladado a los consumidores.

Por ese motivo, entre abril y diciembre de 2016, siempre según el Indec, la canasta de productos lácteos registró un aumento promedio de precios de 24,5%, mientras que las canastas farinácea y cárnica bovina, por ejemplo, subieron 14,6% y 9,9% en ese mismo período respectivamente.

Datos oficiales (Minagro) indican que la producción argentina de leche en 2016 fue de 9711 millones de litros, una cifra 14,1% inferior a la de 2015 y la más baja desde 2007, debido al impacto combinado de un desastre climático (excesos hídricos en abril) con una crisis económica promovida por el régimen kirchnerista y agravada por la falta de políticas de mitigación de daños de la gestión macrista.

La mala noticia es que, debido a las lluvias torrenciales que volvieron a complicar el mes pasado a la producción en las cuencas santafesinas y cordobesas, la oferta total de leche habría seguido bajando. Otra de las variables que ayudaron a empujar los precios mayoristas de los lácteos fue la previsión de un nuevo ajuste por inflación de los trabajadores lácteos afiliados a Atilra (que fue convalidado por las grandes y medianas empresas que integran CIL).

Temas en esta nota

Seguí leyendo