Un tambo produce energía como para alimentar una ciudad de 5.000 habitantes

Tras una inversión millonaria en un biodigestor, Adecoagro convierte los desechos en electricidad.

Por
Los nuevos proyectos.

Los nuevos proyectos.

30deNoviembrede2017a las08:39

Adecoagro inauguró una planta de generación eléctrica que utiliza como fuente el biogás producido por la fermentación de la bosta de las vacas. El “biodigestor” se instaló en el megatambo que la empresa posee en Christophersen, en el sur de la provincia de Santa Fe, y tiene una capacidad de 1,4 MW, suficiente para proveer de energía eléctrica a una ciudad de 5.000 habitantes.

El acto contó con la presencia del Ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, quien cortó la cinta junto con el CEO y cofundador de Adecoagro, Mariano Bosch, el gerente de lechería Ernesto Pittaluga, y autoridades de la provincia y el municipio. El ministro no ocultó su sorpresa y emoción por las características del emprendimiento, que es absolutamente revolucionario por sus dimensiones y modernidad. En el establecimiento se ordeñan actualmente 7 mil vacas que viven bajo condiciones de máximo confort, en enormes establos dotados de control ambiental, camas de arena, sistemas de limpieza y mínimo stress.

En lugar de pastorear, las vacas reciben el alimento en esos galpones. Así el campo se destina a sembrar los granos y forrajes, que luego se mezclan en carros especiales para entregar el alimento a los animales. El campo se encuentra en el corazón agrícola de la pampa húmeda.

En estas condiciones ideales, se logró un aumento sustancial de la producción de leche por vaca y por día. Mientras el rendimiento nacional oscila en los 18 litros diarios, en el megatambo están promediando los 37 litros desde hace un año. De tal forma que se expresa a pleno el alto potencial genético de las vacas, que se ordeñan tres veces por día en un tambo “calesita”: los animales van entrando en un carrousel que puede alojar 80 por vez. Toda la vuelta dura 8 minutos. Así, se ordeñan 500 vacas por hora, 7 horas por turno. Se obtienen 250.000 litros de leche por día.

Pero había que resolver el talón de Aquiles del sistema: los efluentes. Hay que evacuar permanentemente el estiércol que se acumula en las camas y calles de los galpones. En Adecoagro convirtieron el problema en oportunidad. Licitaron en el programa Renov.Ar, que introdujo el Ministerio de Energía el año pasado, y lograron la adjudicación de un cupo de 1,4 MW, que es lo que necesitaban para que se hiciera viable el tratamiento de estos efluentes. La adjudicación fue en diciembre y se comprometieron a comenzar a generar en enero del 2018. Se anticiparon un par de meses: la planta está operativa desde el 4 de noviembre y ya genera a pleno.

El sistema consiste en separar la bosta de la arena e introducirla de modo prácticamente continuo a un conjunto de tres grandes tanques herméticos (los biodigestores). Allí actúan las bacterias “metanizadoras”, que producen el gas metano que alimenta un gran motogenerador. La planta es de tecnología italiana y costó 6 millones de dólares.

La inversión completa, desde que iniciaron el proyecto para las 7 mil vacas, alcanza a 50 millones de dólares. Bosch informó que van a duplicar la apuesta. Los accionistas (atomizados desde que la empresa abrió su capital en el Nasdaq, donde opera bajo la sigla “AGRO”, en 2011) aprobaron una inversión de otros 60 millones de dólares para llegar a 14,000 vacas en ordeñe. Trabajan actualmente 150 operarios, cifra que se duplicará para el 2019. Y no ocultó que en la mira está, además de crecer horizontalmente, apuntar a la elaboración industrial de productos lácteos.

Adecoagro concentra sus operaciones en tres rubros: caña de azúcar y etanol (en Brasil), leche y arroz (Argentina) y granos en ambos países y Uruguay. Ocupa globalmente a 8.000 trabajadores.

Temas en esta nota

Seguí leyendo