Detrás de la yerba mate: un documental sobre la vida en la tarefa misionera

“Raídos” ilustra de forma íntima y cotidiana la vida del primer eslabón de la cadena de producción de la yerba mate: el trabajo de los tareferos.

Por |
El documental Raídos narra el duro modo de vida de un grupo de tareferos que vive en los alrededores de la ciudad misionera de Montecarlo durante un año.

El documental Raídos narra el duro modo de vida de un grupo de tareferos que vive en los alrededores de la ciudad misionera de Montecarlo durante un año.

12deDiciembrede2017a las08:51

Para muchos de nosotros la palabra tarefa probablemente no sea muy común, pese a que la mayoría estemos vinculados cotidianamente con el producto final de esta: la yerba mate. Es un término que proviene del portugués y que en esa lengua significa tarea o labor, refiriendo con esta a la cosecha manual de yerba mate, y tareferos a quienes ejercen este trabajo de forma artesanal.

El documentalista Diego Marcone, motivado por la necesidad de ir al origen de este producto tan “simbólico para los argentinos”, retrató en su documental Raídos el duro modo de vida de un grupo de tareferos que vive en los alrededores de la ciudad misionera de Montecarlo durante un año, desde el comienzo de una cosecha,hasta el principio de la siguiente.

El detrás de la yerba mate

El detonante para realizar este documental, estrenado en 2016 y en actual gira, fue una investigación de la socióloga María Luz Roa sobre el tema: “En las entrevistas a tareferos aparecía literalmente la palabra sufrimiento como una descripción común de su trabajo, por lo que pensé que sería bueno transmitir eso que me había pasado a mí de enterarme cuál era la realidad que había detrás de algo tan común y cercano como la yerba mate”, comenta el realizador quien cuando viajó a Misiones por primera vez y los conoció “sintió como una obligación mostrar esa realidad”.

La vida en la tarefa

De acuerdo con Marcone, alrededor de las ciudades de la zona yerbatera misionera yacen los barrios, poblados enteramente por familias de tareferos, “donde todas la mañanas pasa el camión, los busca y traslada a los yerbales. En algunos casos vuelven en el día y en otros se quedan acampando una semana o un mes durante el medio año que dura la cosecha, que empieza en “febrero o marzo”.

El documental narra la cotidianeidad de estos jóvenes en los momentos claves de la cosecha: “Cuando arranca, en el invierno, -que es parte más cruda-, en año nuevo, cuando termina, etc”, cuenta el realizador, que llegó a convivir con estos jóvenes hasta un mes y medio para interiorizarse con su tipo de vida durante el rodaje.

Cabe destacar que en Argentina se produce el sesenta por ciento del total mundial de yerba mate y el noventa por ciento de esa producción está concentrada en la provincia de Misiones, mientras que en Corrientes se cultiva el 10 por ciento restante.

Los raídos

El término raído, con el que se titula el documental, refiere al atado de 100 kilos de hojas de yerba mate juntadas en una tela que se llama ponchada. “Es su manera de calcular cuánto van a ganar en el día, de acuerdo a la cantidad de raídos que hacen”, afirma Diego, quien explica además que “a su vez algo raído es algo desgastado, cerca de romperse, pero aun no roto, lo que hace como un doble juego con la imagen de ellos, considerando que es un trabajo muy duro y desgastante”.

El trabajo de la cosecha consiste en arrancar las ramas de árboles e ir tirandolas en estas bolsas durante toda la jornada.

En cuanto al abordaje de la filmación, Diego cuenta que “en ninguna imagen de lo que es el mate aparece algo relacionado con el tarefero, ni se sabe lo que es. Entonces ellos valoraron mucho el hecho de que por primera vez alguien les apunte la cámara y escuche lo que tienen para decir. Y sí se fue dando una complicidad”, contó el realizador quien explicó también que ayudó el hecho de estar mucho tiempo, “lo que hizo que la cámara se hiciera en un momento invisible.”

Un antídoto: la risa, el chiste y el canto

“La primera vez vez que fui a un yerbal me sorprendió ver la alegría del clima que se vivía: estaban cantando, haciendo chistes, gritando. Después me di cuenta que lo hacen para levantarse el ánimo entre ellos, para no pensar en lo duro del trabajo”, relató el director del documental.

Única salida: la educación

“Para ellos la salida es a través de la educación. Pero a medida que van creciendo cada vez se les hace más difícil ir a la escuela, y hay un punto donde tienen que decidir: sobre todo en la etapa secundaria. Y para ellos es muy importante sentir que ya no son un gasto para la familia, sino que aportan”, comenta Marcone.

Presentaciones de la película

El film fue premiado en el Festival Internacional de Cine de Buenos Aires (BAFICI) y fue presentado en salas de Misiones, Buenos Aires, Córdoba, con perspectivas de seguir proyectándose en distintas ciudades del país.

Temas en esta nota

Seguí leyendo