Victoria y Paula: las variedades femeninas detrás de la cebolla de verdeo

Son una alternativa a la producción tradicional que se adapta muy bien a la Pampa Húmeda.

Por |
07deDiciembrede2018a las09:06

Apenas la cortás, se caen unas lágrimas, pero es reconocida por sus bondades organolépticas desde los tiempos paganos, y actualmente es uno de los cultivos más consumidos en el mundo. La cebolla fresca es la segunda hortaliza más producida a escala mundial, que Argentina exporta primariamente -junto con el ajo- un 60 por ciento y el 40 por ciento restante se comercializa en el mercado interno, según informa el Ministerio de Agroindustria.

El INTA brinda el 90 por ciento de la semilla básica para su posterior multiplicación de las 9 variedades identificadas, entre las que se encuentran Victoria y Paula INTA, cebollas aptas para cosecha inmadura como cebolla de verdeo .

Las variedades resultaron del trabajo de investigación coordinado por el ingeniero Ignacio Paunero, quien detalló: “Son especies del año 2009 (Victoria INTA) y 2010 (Paula INTA) que se desarrollaron para disponer de una variedad de cebolla para verdeo y para bulbo, adaptada a la región pampeana por ser una zona húmeda con frecuentes precipitaciones. Las variedades que había disponibles fueron seleccionadas en otros ambientes más secos como San Juan y Mendoza.”

Paunero es un especialista en manejo de cultivos hortícolas y aromáticas. Ha obtenido además la mostaza Delfina INTA, y el coriandro Wenceslao INTA. El ingeniero mencionó que se trata de cebollas que han sido incorporadas por los productores hortícolas de Zárate, Baradero, San Pedro, San Nicolás, entre otros, ya que la cebolla de verdeo se vende durante casi todo el año y suma al total de ingresos del huertero.

El origen de los cultivares Victoria INTA y Paula INTA comenzó durante la campaña 1999-2000 cuando se efectuó una recolección de bulbos de cebolla del noreste de Buenos Aires, sur de Santa Fe, Entre Ríos y materiales de origen uruguayo, en poder de los productores. Allí los científicos del INTA efectuaron un cruzamiento libre “policross” y se obtuvo semilla.

El jefe del Grupo Ingeniería de Cultivos del INTA San Pedro, comentó que más tarde en la campaña 2000-2001 esa semilla se sembró por el método semilla-semilla junto con las cultivares comerciales Ruby, Red Wethersfield, Brunswijker y Red Bone. Como resultado,  “se logró un nuevo cruzamiento libre para obtener una amplia base genética a partir de la cual se inició la selección masal diferenciando forma y color rojo-violáceo del bulbo y adaptación a la zona. Desde la campaña 2001-2002 se ha venido realizando selección masal hasta la actualidad, fijando los caracteres del cultivar.”

Estas hortalizas se presentan como una alternativa de producción tradicional que comparten características comunes como el entrecruzamiento genético, la polinización abierta, la baja pungencia, buena adaptación sanitaria a la región pampeana,  especialmente para su cosecha inmadura como cebolla de verdeo. Se trata de cebollas de día intermedio, esto es que forman bulbos expuestos de 12 a 14 horas a la luz, que se cosechan a fines de noviembre. Asimismo, se mantiene un lote fundación en la EEA San Pedro, donde se obtienen anualmente bulbos y semillas.

El verdeo de Victoria INTA se cosecha aproximadamente a los 100 días del trasplante y luego las plantas completan su ciclo formando un bulbo de forma elíptica aplanada de color rojo característico y pulpa blanca, de un peso de 200 gramos y 8 cm de diámetro. En cambio el verdeo de Paula INTA se cosecha aproximadamente a los 100 días del trasplante y luego las plantas completan su ciclo formando un bulbo de forma elíptica, elíptica-ancha.

En Argentina, la producción de cebolla se centra principalmente en el Valle del Río Colorado, donde ocupa un total aproximado de 7.800 hectáreas. En esta región se produce más del 50% de la cebolla que se consume en Argentina y más del 80% de la que se exporta principalmente a países del Mercosur siendo principal socio Brasil, con una participación del mercado del 77%, luego le siguen Paraguay y Estados Unidos. Alcanzó el puesto número 9 de exportadores mundial con 225.116 toneladas en 2013 pero comenzó a decrecer, llegando a  exportar 34.460 toneladas en 2017.

La cebolla fresca está presente en el mercado todo el año, obteniendo mejor cotización las cebollas tempranas en mercado interno, y en marzo, abril y mayo en el mercado brasileño. Según comunicó la Gerencia de Tecnología y calidad del Mercado Central de Buenos Aires durante el año 2017 la oferta de cebolla disminuyó un 5,9 % con respecto a 2016. Los ingresos provenientes de la provincia de Santiago del Estero y de Brasil disminuyeron en un 37,7 % y un 73,4 % respectivamente entre las dos campañas anuales. Por otro lado la provincia de Jujuy con un menor ingreso en toneladas aumentó su oferta en un 76,8 %.

El INTA provee tecnología para la producción de diferentes semillas de cebollas: en el tipo días largos, se destacan los cultivares Valcatorce INTA –muy difundida en el país, Chile y Uruguay– y Cobriza INTA, que produce bulbos de gran calidad. Angaco INTA hace punta entre las cebollas de días cortos y Navideña INTA, en el grupo de las de días intermedios. También para la industria del deshidratado están las variedades Refinta 20 y Alfredo INTA.

Temas en esta nota

Seguí leyendo