Es tiempo de aplicar las buenas prácticas en el tambo

Santa Fe presentó el programa que pretende mejorar las condiciones en la producción primaria que redunden en mejor calidad de leche.

Por |
Santa Fe presentó su programa de Buenas Prácticas en el tambo

Santa Fe presentó su programa de Buenas Prácticas en el tambo

03deJuliode2019a las08:40

Habituados a escuchar sobre las buenas prácticas, es tiempo ahora de ponerlas en marcha en los tambos. Métodos que pueden mejorar lo cotidiano, pero también la economía de las explotaciones están a disposición de una manera simple, ágil y, sobre todo, gratuita que ahora se transforma en una política.

Este martes frío en el INTA Rafaela se cumplió con el lanzamiento del programa que ha decidido impulsar la provincia de Santa Fe, casi como una de las últimas acciones para el sector de esta administración, con el apoyo de la Nación, pero también del gobierno vecino de Santiago del Estero.

Ante un importante número de asesores y profesionales vinculados a explotaciones tamberas, pero también a empresas lácteas, Roberto Tión, el secretario de Lechería santafesino, enfatizó: “A este día lo esperábamos hace mucho tiempo, después de un trabajo muy importante, porque entendemos que para formar una lechería para el futuro se debe partir de la producción primaria, modernizando y trabajando con el tambero para hacerla más eficiente, pero también combinándola con políticas que permitan hacerla más sustentable”.

Viniendo de sequía, devaluación y pasando por el último verano, la lechería llegó a este 2019 de una forma particular: recuperando producción, valorizándose y también planteando nuevos objetivos, donde un mayor orden en el tambo será fundamental para poder progresar en sanidad, calidad de leche, bienestar animal y mejores condiciones para los recursos humanos, e incluso en el impacto medioambiental.

Según Tion, “podríamos llegar a fin de año a cobrar por la sólidos, por la calidad de la leche” y aunque suene demasiado optimista, tiene el productor que estar preparado para una mayor exigencia, donde también a las industrias les corresponde estar a la altura de las circunstancias para equilibrar al sector lechero, siendo quizá ese el mayor desafío, la adaptación a nuevas condiciones y requerimientos, tanto del mercado interno como del externo.

Agustina Llanos, en representación de la Dirección Nacional de Lechería agregó que “es innegable el beneficio de las buenas prácticas en los tambos, pero también en la inocuidad y calidad de la leche”, aludiendo a una experiencia que lentamente viene recorriendo la Secretaría de Agroindustria en el mismo segmento.

En representación del INTA Rafaela, el ingeniero Carlos Callaci, como coordinador del área de Desarrollo Rural, remarcó que “en momentos en los que hay viento de cola hay que prepararse para tiempos más complicados”, en alusión a potenciar tiempos de mejores valores y buen clima para capacitarse y ajustar variables dentro de las explotaciones.

Con el empuje del Cluster Lechero Regional, la convocatoria permitió sentar las bases de una tarea hacia adelante que incluye además de la formación a través de la capacitación gratuita de www.anprocampus.com, que puede tener certificación paga, los profesionales que hagan relevamientos de explotaciones como “implementadores acreditados”, con un máximo de ocho tambos, serán remunerados por la tarea que permitirá tener una primera mirada de cómo está la actividad en Santa Fe, para luego avanzar en la resolución de problemas puntuales a los más generales, a partir del diagnóstico inicial y valiéndose de los profesionales del INTA Rafaela, así como de la aplicación CheqTambo, que permitirán medir mensualmente la evolución de cada explotación observada.

La jornada teórica y práctica de esta semana estuvo conducida por Verónica Aimar y Gonzalo Tentor, de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba, que fue el marco en el que se desarrolló la aplicación de base para poder ordenar las acciones en las explotaciones, de la manera más sencilla posible y con la tarea de muchos profesionales que trabajaron para entender la forma de acceder a lo más complejo del eslabón inicial de la lechería.

Las buenas prácticas pueden ser el peldaño inicial para poder generar mejores condiciones para negociar precios de manera interna, de elevar la calidad de la materia prima, pero también el inicio del camino hacia la certificación de procesos internacional, tal como algunos profesionales de empresas lo manifestaran a medida que se fue desarrollando la jornada.

 

Se estima que este curso puede replicarse en otras cuencas, para multiplicar la difusión de la importancia de los conceptos en los que se entiende que se basa una lechería mucho mejor.

Temas en esta nota