El gremio de trabajadores lácteos pide un bono de $16.000 por empleado y es inminente el paro

Industriales y pymes lácteas advierten que podría faltar leche por la medida de fuerza del sindicato.

Por
El gremio de trabajadores lácteos pide un bono de $16.000 por empleado y es inminente el paro
17deAgostode2020a las19:52

Luego del fracaso en la paritaria lechera, el sindicato dispuso medidas de fuerza por una semana, que afectarán económicamente a todos por el recorte de horas extra y francos no trabajados.

En tanto, pymes lácteas alertaron que el sindicato (Atilra) comenzó el sábado a exigir pagos extraordinarios a las empresas por fuera de la negociación paritaria, que podrían desencadenar en paros en todas las plantas industriales del país.

"La consecuencia directa de esto, en medio de una situación económica compleja podría generar un resentimiento en la recolección de materia prima en los tambos, en la producción de lácteos, e incluso en la provisión de los mismos", señaló Apymel en un comunicado.

El miércoles habrá una nueva audiencia por paritarias: "Las industrias seguiremos demostrando a través de nuestros representantes que con la mejora en las propuestas queremos producir alimentos fundamentales y perecederos, brindando a los trabajadores las mejores condiciones posibles, sabiendo de la situación esencial de nuestro sector", agregaron las pymes lácteas.

En tanto, desde la industria láctea afirman que “podría faltar leche por las medidas de fuerza del sindicato”.

El Centro de la Industria Lechera Argentina, principal órgano de representación de las empresas productoras lácteas de nuestro país, advirtió hoy que, “de concretarse las amenazas de los dirigentes sindicales, podrían faltar leche y sus derivados en los próximos días en distintos puntos del país”.

Desde el CIL señalaron que “pese a los reiterados esfuerzos de las empresas, demostrados en las numerosas ofertas hechas en la mesa de negociación, los líderes sindicales de ATILRA mantuvieron su postura inflexible en torno a un pedido de aporte extraordinario adicional de 16 mil pesos por cada empleado y a las cuentas generales del sindicato sin un fin específico”.

El CIL advierte que esto representaría casi 400 millones de pesos en unos pocos meses, que se suman a los aportes convencionales y legales que las empresas ya vienen realizando, y a otro aporte al sindicato que si bien en su origen fue considerado extraordinario, nunca pudo ser discontinuado a pesar de que año a año las empresas han planteado su necesidad de eliminación por la falta de justificación y el gran impacto que tiene en los costos de la industria.

“Las empresas lácteas están haciendo un gran esfuerzo para otorgar un aumento al básico del 13,6%, más una suma no remunerativa de 4% en agosto y septiembre, 8% en octubre y noviembre; y 12% en diciembre, lo que implica un incremento total de un 28%. Ello satisface el pedido sindical en materia salarial, y supera a la mayoría de los acuerdos paritarios firmados en este año. Incluso, se llegó a mejorar sustancialmente la oferta respecto del aporte extraordinario para el financiamiento de la obra social OSPIL, pero la postura inflexible del sindicato en este último punto hace que no prospere la negociación”, afirmaron desde el Centro.

Finalmente, desde el CIL recordaron que “el sector lácteo viene sufriendo en estos dos año un descalce negativo entre el aumento de sus costos y los aumentos de precios permitidos. Esto en un contexto de pandemia que nos obliga, como sector esencial, a seguir abasteciendo a los consumidores".

“Llamamos a todos los actores para que prime la cordura y no falten los alimentos en la mesa de los argentinos”, concluyen.

Temas en esta nota

Cargando...