"Las micotoxinas afectan la salud de la gallina": claves para prevenir una enfermedad económicamente negativa

La presencia de hongos en los alimentos no sólo resta valor nutritivo a la materia prima que usamos en la alimentación de nuestras aves, sino que sus metabolitos secundarios, o micotoxinas, generan pérdidas económicas porque influyen directamente en el desempeño de las aves.

Por |
"Las micotoxinas afectan la salud de la gallina": claves para prevenir una enfermedad económicamente negativa
12deNoviembrede2020a las15:35

La presencia de hongos en los alimentos es muy preocupante, ya que no sólo resta valor nutritivo a la materia prima que usamos en la alimentación de nuestras aves, sino que sus metabolitos secundarios, denominados micotoxinas, generan pérdidas económicas debido al efecto perjudicial que genera sobre el desempeño de las aves.

Las gallinas son más susceptibles a las micotoxinas que un pollo. Su vida productiva es más larga y por eso cuentan con mayor exposición a micotoxinas. El estrés continuo también es un factor de mayor susceptibilidad, lo cual se relaciona con un sistema inmune constantemente puesto a prueba.

Si no se realiza un control periódico de las materias primas, se corre el riesgo de someter a las aves a constantes riesgos para su salud y productividad. 

¿Cómo actúan en el sistema digestivo?

Las lesiones por micotoxinas afectan el tracto gastrointestinal de las aves, provocando lesiones a diferentes niveles, lo que genera caída en la conversión. Un ave que en recría no logra el peso necesario para su desarrollo retrasa su madurez reproductiva, lo que repercute en pérdidas para la producción.

Las enfermedades digestivas causadas por micotoxinas llevan al ave a una disbacteriosis y enteritis necrótica. Algunas micotoxinas disminuyen la absorción y metabolismo de la Vitamina D3, causando problemas óseos y de calidad de cáscara.

Parámetros productivos

Las micotoxinas tienen un impacto negativo en la tasa de postura, retraso en el desarrollo productivo de las pollitas y trastornos reproductivos en aves adultas. Además generan huevos más pequeños y baja calidad de la cáscara (cáscara fina y frágil), yemas pálidas por falta de absorción y metabolismo de los carotenoides. También afectan la actividad inmune, haciendo a las aves susceptibles a otras enfermedades, así como la correcta acción de las vacunas.

La exposición crónica a bajas dosis de micotoxinas provoca susceptibilidad a constantes infecciones digestivas que no sólo atentan contra la salud de las aves, sino también contra la salud humana, contaminando el huevo con Salmonella y E. Coli principalmente.

Estudios realizados por numerosas entidades, como el INTA, señalan que cuando encontramos una micotoxina en una muestra, lo más probable es que haya otra u otras también, alguna de las cuales no son monitoreadas de rutina.

¿Cómo prevenirlas?

Si se controla la temperatura y humedad de almacenamiento de granos se podrá disminuir el crecimiento fúngico. A pesar de todos los recaudos, la presencia de hongos es un riesgo. También hay micotoxinas que ya vienen con la materia prima, por lo que los controles de almacenamiento no son suficientes (ejemplo, fumonisinas)

Se puede prevenir suplementando la dieta con vitaminas y aminoácidos. Esto contrarrestará la descalcificación y ayudará en la protección del hígado.

Los análisis periódicos de materia prima son una herramienta de vigilancia que ayudará a definir estrategias de control preventivas. Es importante destacar que los niveles bajos de micotoxinas en ponedoras ya tienen efectos en su desempeño, aun sin observarse signos.

Las primeras etapas de recría en un ave ponedora es clave para prevenir los efectos de las micotoxinas. El ave requiere expresar todo su potencial determinado por la genética para lograr los resultados productivos esperados.

“Las mejoras productivas garantizan retornos económicos, con lo cual evitar los efectos negativos de las micotoxinas sobre los órganos blanco sólo se logra con un secuestrante de amplio espectro y alta eficiencia”, asegura el M.V. Luciano B. Paz, Consultor Técnico Comercial de Cargill Animal Nutrition.

*Consultor Técnico Comercial Cargill Animal Nutrition

Acerca de PROVIMI y CARGILL

Con más de 100 plantas en 30 países, Provimi es el líder mundial en producción de alimentos para animales. Genera 635 millones de toneladas anuales en alimentos para bovinos, aves, porcinos y comercializa una amplia paleta de ingredientes y aditivos.

Provimi está ubicada en el núcleo de la producción animal en Argentina (Venado Tuerto, Santa Fe). Su experiencia y respaldo le posibilitan ofrecer soluciones adecuadas en todos los eslabones de la cadena productiva, convirtiéndose en un consultor confiable para el productor.

De la mano de Cargill ha creado un proyecto mundial capaz de brindar la más amplia gama de programas alimenticios en nutrición y producción animal.

El portafolio de Cargill a nivel mundial ha cambiado drásticamente a lo largo de los años. Es por esto que ahora la división de Nutrición Animal también incluye Salud (Health), reflejando así la importancia que tiene este aspecto para clientes y consumidores. Cargill Animal Nutrition & Health de esta manera profundiza el compromiso con sus clientes, ofreciendo las mejores soluciones, productos y servicios, creando valor.

Cargill produce y comercializa mundialmente productos y servicios alimenticios, agrícolas, financieros e industriales. Cuenta con más de 150 años de experiencia y 150 mil empleados en 70 países, comprometidos con la alimentación del mundo de manera responsable, trabajando para reducir el impacto ambiental y así, ayudando a prosperar a las comunidades.

Cargill tiene un staff a nivel global de 600 profesionales especializados en I+D, distribuidos en 5 centros de innovación, 15 centros de tecnología aplicada y 16 laboratorios. Este equipo es el encargado de monitorear y colaborar en investigaciones realizadas por universidades y empresas privadas de todo el mundo.

Provimi, la marca de nutrición animal de Cargill

La división de nutrición animal en Argentina nace en 1986 bajo el nombre de Alimental S.A., para luego ser Provimi desde el año 1998. Ubicados en Venado Tuerto, núcleo mismo de la producción animal en Argentina, genera un salto cualitativo en los servicios agropecuarios, ofreciendo al productor nutrición aplicada para aves, cerdos y rumiantes. En 2011, Provimi se asocia con Cargill ofreciendo así una marcada presencia global. Ese crecimiento ha escalado a los estándares mundiales, brindando programas y soluciones altamente competitivos y de vanguardia, a través de procesos de gestión de calidad y seguridad alimentaria certificados.

Temas en esta nota

Seguí leyendo