Trigo intervenido: Enrique Erize recordó los US$ 750 la tonelada de 2013 y le mandó un mensaje al Gobierno

"No acepto relatos", destacó fiel a su estilo el analista y presidente de Nóvitas

Por
Trigo intervenido: Enrique Erize recordó los US$ 750 la tonelada de 2013 y le mandó un mensaje al Gobierno
07deMayode2021a las17:10

"Vivimos en un país que nos duele". El analista de mercados Enrique Erize (Nóvitas) citó la frase del presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara, durante un panel de A Todo Trigo haciendo referencia a la capacidad de producir alimentos que tiene la Argentina y la pobreza y el hambre que alcanza a una parte importante de la población.

"Esto no es culpa de los productores ni de la agroindustria", agregó Erize y recordó cuando en 2013 la producción de trigo cayó a 8,5 millones de toneladas y el cereal para el mercado local cotizó en US$ 450 durante 5 meses y 2 días en US$ 750 la tonelada (octubre de 2013).

En este sentido, le mandó un mensaje al Gobierno: "Coherencia por favor, y si no saben cómo actuar pidan ayuda que hay mucha gente en el sector que sabe". Erize remarcó: "Saben (por el Gobierno) que el trigo incide en un 10% sobre el precio del pan".

Ver estrategias de cobertura para el trigo

También se refiró a la situación actual de la molineria, que tiene los precios de la harina "congelados" a marzo: "Así no va", destacó y agregó que "con 3,3 millones de toneladas de trigo comemos pan los 45 millones de argentinos".

Para el trigo de la campaña 2020/21, manifestó que el registro de exportaciones está cerrado de facto. Quedan unas 6,8 millones de toneladas para comercializar, gran parte en la zona que está al sur de la ruta 5. Los molinos están mayormente ubicados al norte de la ruta 7: "Los que tienen trigo hoy tienen a los molinos lejos".

Fiel a su estilo, Erize remarca: "No acepto relatos". Según el analista, si el registro estuviese abierto por completo, el FOB viable sería US$ 350: "En Bahía Blanca (el productor) podría estar vendiendo trigo a US$ 250. El precio actual no es el mercado de trigo, hace varios meses es así".

Para la nueva campaña, destacó que sembraría trigo pero señaló que hay que tener en cuenta la opción de cebada e incluso maíz de primera: "El maíz va a ser la vedette", señala y hace referencia a que los números de oferta y demanda "no cierran", sobre todo por la demanda de China.

"Creo que vamos a tener buenos precios por otro año. El último USDA (hay que ver el de mayo) dice que los números no cierran. Estados Unidos llega con stocks ajustados, faltan 4 meses y Estados Unidos no puede exportar más. Brasil vendiendo soja a dos manos. Están vendiendo la soja (en Brasil) a 3.100 reales luego de vender en promedio a 1.200. Están literalmente tirando la soja arriba de los barcos y en dos meses no van a tener más". Al mismo tiempo, se pregunta: "¿Estados Unidos va a tener que importar soja? ¿De Argentina? Ese partido lo quiero ver".

En A Todo Trigo, Erize remarcó que éste es el año de los PUTs (que permiten poner un piso de precio pero aprovechar potenciales subas). “Nuestra sugerencia era hacer PUT porque veíamos o intuíamos un mercado más interesante, y así fue”. 

Consideró que para analizar las estrategias comerciales es importante ver en el tablero los factores externos, las condiciones internaciones, aprovechar “el surgimiento de las nuevas demandas” y las posibilidades que brinda la contraestación respecto de los jugadores del hemisferio norte, pero también estar atentos a las políticas de los competidores internacionales. En este punto, señaló a Rusia como un jugador extraordinario tanto por su capacidad productiva como por su agresividad a la hora de salir a los mercados. Además, pidió prestar atención a cómo será la continuidad del Mercosur y de Brasil, como principal mercado dentro de la región.

Otra tendencia que destacó es el incremento de la demanda de “los países deficitarios”, en el marco de la pandemia de Covid 19. “Muchas naciones no desarrolladas buscan Seguridad Alimentaria y se vuelcan a la compra de granos”, remarcó. Así destacó que estamos en presencia de un nuevo mercado con la irrupción de China y los países asiáticos como gran novedad. En este aspecto, destacó que se abre una gran oportunidad porque en su mayoría son naciones “deficitarias de alimentos”· Un dato que ilustra esta realidad es que, incluso sacando a la soja, China -en solo dos años- pasó a demandar “de 30 a 60 millones de toneladas de granos”. Hoy hay que prestar mucha atención, porque después de Brasil vienen Indonesia y Bangladesh; y en conjunto hoy la región asiática concentra el 34% de las colocaciones de trigo de la Argentina”, puntualizó

En conclusión, Erize remarcó que la demanda de Asia-Pacífico es notable y modificó el mercado de trigo en el país. “Se pasó de una demanda que estaba estancada hacia una nueva aceleración y la explicación es Asia”, sentenció. 

Según el consultor, otro dato paradójico es que, a pesar de que hay un stock récord, los precios se mantienen en alza. Es decir: los precios no suben por una crisis de la oferta (pasa todo lo contrario) sino por una explosión de la demanda. Incluso deslizó que esta tendencia alcista puede tener que ver con desbalances de China o hasta hipótesis de posibles conflictos bélicos en esa región.

Trigo: recomendación de cobertura

Dante Romano, gerente de análisis de mercado de fyo, se metió de lleno en algunas estrategias comerciales desde el punto de vista práctico. Para ello, señaló que es importante tener “un marco de referencia de las decisiones comerciales con información contundente”. 

Así, dentro de las definiciones iniciales, puntualizó que es importante prestar atención no solo al plan de siembra y al análisis de costos, sino también al “precio de indiferencia”, “precio de presupuesto” y “programa de porcentaje de ventas”. Estas variables entran en juego en un proceso en donde se conjugan la visión de mercado como punto de partida, y “una evaluación de la posición”, para la definición de la estrategia y su ejecución.

Así, graficó un esquema con cuatro estrategias posibles. La primera, en uno de los extremos, “la de no vender”, quizás la más popular entre muchos productores. “Soy alcista, me quedo con los granos y espero la suba”, resumió. En el otro extremo se encuentra “la estrategia del vendo todo”. Y aquí ubicó a los productores que creen que, en momentos como estos, ya se alcanzó el techo del precio o que la rentabilidad lo convence. Según Romano, este segmento es el menos representativo de los productores argentinos. Entre estas dos puntas, se encuentran dos caminos intermedios. “No vender + comprar PUT” y “Vender + comprar CALL”. 

Según el técnico de fyo, “No vender + comprar PUT” responde al siguiente razonamiento: “Lo peor que me puede pasar es vender a 191 dólares, estar 5 dólares por debajo de un mercado alcista”. En tanto que si se opta por la estrategia de “Vender + comprar CALL”, “vendo a 215 dólares y compro CALL trigo a diciembre a 236 costo 6 y ya aseguré 209”. Es decir, que “si me equivoco, a partir de 236 recupero 1 dólar/tn, pero los primeros 21 no lo veo”.

En otro tramo, Romano sostuvo que es importante tener “una visión del mercado”, a pesar de que sea “soberano”. “El desafío está en elegir la mejor estrategia para el escenario más probable, manteniendo el piso y la palanca”, remarcó. En este tramo, también advirtió sobre las “intervenciones suaves” que pueda hacer el Gobierno y los cierres de registro. “Se puede analizar cómo son los registros y cómo van los saldos exportables; cuando el saldo es chico hay mucho riesgo de intervención”.

Uno de los caminos, explicó, es ir haciendo “una venta paulatina, sin pausas pero sin prisas, del 20% y comprar PUT por un 30% adicional haciendo promedio”.

“Este es el año de los PUTs. En los mercados alcistas los PUT son la estrategia  más confiable. Con una proyección de ventas y compra de PUT, calzamos costos de producción, calzamos el capital que tengo para invertir. Otro dato interesante es que los PUTs son papeles; no está comprometida mercadería física”, remarcó. “Más adelante veré si el negocio es vender en cosecha o vender en diferido porque el mercado me muestra un pase hacia adelante, porque se espera que Brasil entre en el mercado. O si podemos hacer un mejor negocio vendiendo al consumo interno”, dijo. 

Finalmente sostuvo que hay que revisar constantemente el esquema, una vez por mes, porque siempre hay tiempo para corregir el rumbo. Recuerden que el mercado  es soberano, cúbranse, cierren margen y no pierdan la flexibilidad”, concluyó. 

Temas en esta nota