El salario real medido en carne cayó un 17,8% en apenas dos años

¿Bajará el precio de la carne para los argentinos con las renovadas restricciones a las exportaciones? Responden especialistas de CREA

Por
El salario real medido en carne cayó un 17,8% en apenas dos años
21deMayode2021a las14:01

El último Informe Macroeconómico CREA analiza el efecto de las restricciones a las exportaciones de carne: "Se trata de medidas ya implementadas en el pasado, con altos costos para el país y el sector", concluye.

José Lizzi, Líder del área Ganadería (I+D) de CREA, destaca: "Es un error pensar que el precio interno de la carne bajará restringiendo las exportaciones. Una medida de este tipo genera un pulso de oferta instantánea seguida de una baja en la producción, que se traduce en menos oferta estructural de carne cuando la demanda por parte de los argentinos seguirá siendo la histórica y eso sostendrá, si no incrementará, su precio minorista".

Lizzi comenta que solo basta con recordar lo sucedido entre el 2006 y el 2009, con la diferencia de que en la actualidad el sistema ganadero va a ajustar retrayendo la oferta mucho más rápidamente: "Esto se debe a que la tasa de extracción de machos está sostenida desde el 2017 en el orden a 100% (en el 2020 fue de 111%). Eso quiere decir que estamos faenando en promedio el 100% de los novillos en su primer año de vida y no hay oferta remanente de un 40% como lo había en 2006".

"Si se desestimula la producción con medidas de este tipo la oferta se retraerá inmediatamente y lo único que podría generar un pulso de oferta inmediato sería de carne congelada que iba a ser destinada a exportación, lo cual representa un 10% de la faena de un mes", agrega.

Carne: poder de compra de los salarios

Mirando el poder adquisitivo de los salarios en términos de carne, se observa un comportamiento análogo al de los precios: "Hubo un primer efecto positivo desde 2006 hasta fines del 2009, pero a partir de 2010 se vio una baja superior al 18% seguida de una relativa estabilidad hasta 2018 cuando comenzó la fuerte crisis que el país todavía atraviesa", destaca CREA.

A partir de 2018 se inicia una nueva etapa donde es difícil separar la evolución del mercado de la carne en particular de la contracción de la economía en general. El consumo interno de carne se redujo un 15% entre 2018 y 2020 pese a que la oferta de carne aumentó, lo que permite inferir que no se trata de un fenómeno de abastecimiento, sino que corresponde a una perdida generalizada del poder adquisitivo de los salarios.

Entre 2005 y 2008, los precios de la carne al consumidor registraron una caída de cerca 12% en términos reales que perduró algo menos de un año. Desde 2010, se dio un incremento cercano al 40% en términos reales, que aún hoy persiste. A partir de 2018 se inicia una nueva etapa donde es difícil separar la evolución del mercado de la carne en particular de la contracción de la economía en general. 

 

En efecto, desde 2018 la caída del salario real fue de 14,9% mientras que la del salario real en términos de carne fue de 17,8%. 

"Es importante señalar que existen otras herramientas menos distorsivas para la producción y las exportaciones si se desean usar políticas específicas para lograr el objetivo de mantener el consumo de proteína animal en un cierto nivel", consigna el informe y agrega que en primera instancia, se debe considerar la evolución de la canasta completa de proteínas animales, incluyendo pollo y cerdo, teniendo en cuenta que hay un fenómeno de sustitución de proteínas.

Ver también: Tendencias y posverdad: “Mi hija de 11 años no come carne por Ariana Grande”

"Tanto en nuestro país como en el resto del mundo, con marcados cambios en los patrones de consumo incluidas dietas donde se abandona total o parcialmente el consumo de productos de origen animal". En efecto, mientras que el consumo de carne vacuna cayó 14% desde 2018, el consumo total de carne, incluyendo carne y pollo, sólo se redujo un 3%.

Al interior de la carne vacuna, se debe tener en cuenta que la carne no es un commodity y hay diferentes formas de integrar la producción argentina al mundo, pudiendo privilegiarse aquellas que no compitan con el mercado interno. De hecho, actualmente el 70% de la producción se destina a China, que tracciona sobre sobre cortes de vacas y toros, que no son de habitual consumo a nivel interno.

En suma, en CREA concluyen que los permisos de exportación imponen altos costos al país tanto en materia de divisas como de producción, sin lograr efectos perdurables sobre los precios internos que terminan aumentando a medida que se retrae la oferta: "Es importante no caer en la trampa de atender las urgencias de corto plazo con herramientas que son sumamente distorsivas y ocasionan problemas a futuro costosos de revertir".

"Argentina lleva ya una década de estancamiento y el aumento de la producción y las exportaciones es clave para revertir la situación en los próximos años".

Carne: exportaciones y precio interno

Lizzi comparte este gráfico que muestra que a menor volumen mensual de exportaciones de carne (eje x), mayor es la volatilidad del precio minorista interno (eje y). El gráfico muestra una clara tendencia a la baja del precio minorista a los argentinos a medida que se incrementa el volumen de carne exportado.

Temas en esta nota