Con los pies sobre la tierra: cómo es la nueva pasión de Juan Miceli

Su interés por el mundo vegetal puede haber estado influido por el programa agropecuario que hizo en radio hace unos años

Por |
Con los pies sobre la tierra: cómo es la nueva pasión de Juan Miceli
21deJuniode2021a las09:56

Oriundo de Necochea, estudió Relaciones Internacionales y Producción Agropecuaria. Trabajó en canal 13, la TV Pública y La Nación+. Condujo noticieros y dejó memorables entrevistas a líderes espirituales como el Dalai Lama, políticos nacionales e internacionales y hasta fue corresponsal de guerra.

Pero hace 3 años dio un salto en su carrera que lo hizo conectarse con otra realidad, una más placentera y que obliga a ampliar los sentidos y comprender un poco el mundo en el que vivimos. 

Juan Miceli hoy

Hoy Juan Miceli está totalmente abocado al paisajismo y desde sus redes sociales sigue difundiendo información y entrevistas sobre temáticas relacionadas al diseño de jardines, el cuidado de las plantas y el ambiente.

“El diseño de jardines te prepara para proyectar el diseño de un jardín o espacio público. Hasta ahora vine haciendo jardines privados, pero me llama mucho el espacio público”, contó a Agrofy News el periodista con su habitual tono de voz controlado, tranquilo y pacífico.

“Hice un curso de diseño de jardines en la escuela Pampa Infinita. Y también cursé materias de Botánica, Jardinería e Historia de los Jardines en la Tecnicatura de jardinería de la Facultad de Agronomía de la UBA”, explicó.

Su interés por el mundo vegetal puede haber estado influido por el programa agropecuario que hizo en radio hace unos años y sus estudios previos. Miceli confiesa que “fue progresivo. Hice una tecnicatura agropecuaria en ISEA y con Karina Rodriguez hicimos periodismo agropecuario. Empecé a vincularme con la botánica por el tema de los cultivos y ahí arranqué a estudiar. Me atrajo el tema, empecé a averiguar, estudié jardinería en la UBA y ello me llevó al diseño y una cosa me conectó con la otra”.

Este nuevo rumbo en su vida, ya cosechó sus primeros frutos. Diseñó el jardín de Nico Vázquez y Gimena Accardi, el de un compañero de La Nación y donó la puesta en valor de una plaza en Necochea, su refugio y donde tiene su estudio de paisajismo con sus 3 socias: María Josefina Torre, María José Coppis y Fernanda D´Archivio.

“El paisajismo tiene su historia. Hay literatura que cuenta la historia del paisaje en el mundo: los jardines en Egipto, el Islam, los castillos y reyes. A nivel local, un referente en el país es Carlos Thays, que le dio forma a estancias y jardines privados. Ahora hay una corriente muy interesante que tiende a llevar al paisajismo no sólo a lo puramente ornamental o estético, sino con la concepción de que los jardines se hagan con una raíz ecológica y sustentable”, comentó el paisajista y uno puede entender la belleza y el placer de contar historias de otro tipo.

Es justamente lo que hace desde el portal “Viva la tierra!”, con las “Charlas Naturales” donde se pueden encontrar entrevistas a personalidades, las novedades sobre ambiente y jardinería, los cursos y talleres y hasta la Guía de servicios para que profesionales del ramo puedan aparecer gratuitamente en la web.

“Viva la tierra surgió con Gonzalo Manrique y Milagros Seijas, quienes me dijeron que con tantos años de periodista estaría bueno contar lo que estoy haciendo y fue ideal porque en este portal y en las redes fusiono mi trabajo de periodista con el paisajismo”, cuenta entusiasmado. 

Durante la charla se puede traslucir que el camino de transición hacia esta nueva pasión fue en compañía de muchas personas que, apoyando el proceso, se convirtieron en parte importante de su nueva profesión. Es el mismo entrevistado quien pide nombrarlos, con gran humildad y notorio agradecimiento. Es de esperar que luego de tamaña carrera en el periodismo, el entorno a veces presione, pero no fue el caso de Juan. Se lo ve rodeado de amigos y colegas que enriquecen cada video, cada posteo y proyecto que aparece en las redes.

Con en el sello de Juan Miceli

No creo tener un sello personal, pero si me gusta mucho pensar en espacios públicos. Me encantó la experiencia del diseño en la plaza de Necochea y cuando voy y veo a la gente en los bancos y sentada en ese paseo es maravilloso. El espacio público es lo que más me gusta hacer”, rememora.  

Esto mismo se pudo comprobar durante la inauguración de la plazoleta de la Juventud en Necochea, donde un Juan Miceli visiblemente emocionado presentó un espacio destinado a los jóvenes con senderos, bancos, sector de wifi e iluminación LED alimentada por energía solar. 

Este lugar, ubicado en el boulevard entre 55 y 57, que Miceli y su estudio diseñaron ad honorem, remite a un concepto de olas, que integra el mar, la fuerza de la naturaleza y la dinámica, donde se plantaron más de 620 ejemplares de 17 especies y un espacio que se pensó como aulas abiertas ya que el lugar es lindero a varios establecimientos educativos.

Recordando los jardines de Versailles, la riqueza del Jardín Botánico y la impronta que algunas ciudades le dieron al diseño de sus parques y plazas, el paisajista confiesa cuáles son sus espacios favoritos: “Me gusta un sendero silvestre que llegas a un rincón y tenés un banco y sentarte. Me gustan los senderos angostos que te llevan a un espacio de contemplación. Me gustan las gramíneas, los pastos nativos de nuestro país, cola de zorro y cortaderas.”

Consultado sobre esta “vuelta a lo natural” que pareciera la pandemia empujó, sobre todo en las personas más citadinas, que, por efecto del confinamiento se animaron a armar la huerta urbana o hacer compost, el paisajista opinó: “Evidentemente la pandemia nos volvió a conectar con lo natural, con el espacio verde. Al estar encerrados empezamos a valorar más una plaza o un pedacito de espacio verde que antes subestimamos, pero creo que algunos quedarán en esa ola y otros volverán a la normalidad cuando esto pase.”

Juan es hoy un periodista de la naturaleza, que experimenta en el jardín de su casa con su nueva profesión. Menciona que cambia canteros, agrega plantas y que vuelve seguido a Necochea, donde lo esperan sus afectos, su estudio y los paisajes de su niñez. Suficiente inspiración para seguir tejiendo historias y planificar espacios que equilibren el desarrollo humano con el paisaje nativo, agregando belleza y balance a una realidad que nos sorprende día a día.

Temas en esta nota