Cítricos: compraban plantas para su hogar y terminaron vendiendo una franquicia millonaria

Pablo Damiani, Rocío Severino y Facundo Alecha eran cantantes y pianistas y en medio de la crisis fundaron Cítricos Pampa; el negocio tiene 40 puntos de venta y ya entregó su primera licencia para instalarse en Mendoza

Por |
Cítricos: compraban plantas para su hogar y terminaron vendiendo una franquicia millonaria
16deJuliode2021a las06:00

El encierro por la pandemia de Covid dejó al descubierto la necesidad de sumar verde a los hogares. Ya sea con una planta en el living, el patio o el jardín, la huerta casera se volvió una tendencia.

La escasez de espacio verdes en los centros urbanos motivó el despegue de un negocio casi inusitado: las plantas cítricas para decoración y consumo hogareño. Pablo Damiani, Rocío Severino y Facundo Alecha son tres amigos artistas que unos meses antes de la llegada del coronavirus emprendieron en un rubro que no conocían y que tampoco tenía una alta demanda, pero con el transcurrir del tiempo, el negocio tuvo un gran despegue que lo mantiene en lo más alto hasta el momento. En las últimas semanas, el gran auge del comercio derivó en la venta de la primera franquicia

Huerta en casa: la historia de Cítricos Pampa

Cítricos Pampa nació en la ciudad de Toay (La Pampa), como una iniciativa personal de Rocío, que con los meses fue escalando y poco a poco se sumó de lleno a uno de los negocios estrella del 2020. Los emprendedores se volcaron a vender plantas de cítricos como una oportunidad de expansión junto a los viveros minoristas a los que les proveen almácigos con los que han llegado a facturar en promedio $800.000 por mes; ahora miran hacia el resto de las provincias del país. 

"Trabajamos bajo una estrategia de forma centralizada, venta mayorista y cada tanto recibimos la inquietud de algunas personas para adquirir un modelo de franquicia. Nosotros venimos de trabajar en otras empresas, donde brindábamos capacitación y un poco de lo que analizamos en este tiempo pudimos comprender que vendemos los cítricos en todo el país”, sostuvo Pablo que junto a Rocío, su pareja desde hace 13 años, comenzaron a comprar las primeras plantas para su casa, pero para cubrir los gastos de la transformación de su hogar comercializaron el resto del lote de plantas. 

El boom que observaron con este primer lote los motivó para hacer una segunda inversión hasta que el emprendimiento se convirtió en su modo de subsistencia que ya tiene cerca de dos años. Lejos quedó su vida como artistas de espectáculos musicales y debieron dedicarse a cumplir con los compromisos asumidos en más de 40 puntos de venta a lo largo y ancho de la Pampa Húmeda. “Lo que impulsó el negocio fue la innovación, el servicio y la organización. Nosotros trabajamos en generar la demanda y no esperarla. Nuestros clientes nunca hubiesen ingresado a nuestro vivero si nosotros no lo hubiésemos impulsado, el diferencial es la innovación”, advirtió. 

Negocio: la franquicia de Cítricos Pampa

El fruto de ese esfuerzo llegó con la venta de la primera franquicia por el know-how del negocio a dos emprendedores de San Rafael, Mendoza. “Pablo Pérez y Claudio Clerici se interesaron en nuestra marca después de que se acercaron a hablar con una persona que en un curso dijo que nuestro proyecto era innovador e interesante. Comenzamos a hablar y ya firmamos para que la empresa esté en San Rafael, Mendoza”, afirmó el emprendedor y reveló que la transacción se hizo por 1,2 millones de pesos. 

En agosto del año pasado, el emprendimiento reportó ventas por 1,7 millones de pesos, uno de los mejores meses desde que se inició y que estuvo motivado por el boom de las ventas online y el aislamiento obligatorio. Ahora esperan superar los promedios y concretar otras dos transacciones por franquicias que ya están en tratativas. “Entre nuestros próximos objetivos se encuentran: Rosario, Bahía Blanca, San Luis y Neuquén. La idea es poner un centro de distribución cada 500.000 habitantes”, indicó. 

“Para nosotros lo más reconfortante es llevar un negocio que viene trabajando en un sistema tan tradicional a este segmento que está preparado para expandirse. La Pampa tiene ventajas logísticas, pero en un principio eran todas desventajas, no hay líneas de crédito porque no están previstas y este tipo de modelo, creemos, nos va a permitir avanzar para instalarnos en varias provincias del país, queremos tener una presencia muy fuerte como ya venimos teniendo”, observó. 

Cítricos Pampa: modelo de generación de empleo

Algunos municipios y localidades pequeñas han visto en el negocio de los emprendedores una oportunidad para generar empleo en la zona. Motivados por esta posibilidad, les han ofrecido tierras con el propósito de instalar toda la capacidad productiva en algunos lugares, contó. “En Anchorena nos ofrecieron tierras y el apoyo que pueda estar al alcance del municipio, porque no solo va a generar mano de obra local que no existe en esta provincia, sino para que entiendan el manejo de las plantas cítricas”, reveló.

Los emprendedores debieron pensar bien el tipo de cultivo que iban a llevar a la región pampeana y la patagonia para facilitar su adaptabilidad a los climas extremos. Las plantas que más se posicionan en el mercado de la región son los limoneros, los naranjos de jugo, mandarina, pomelo blanco y quinoto. Estos viveros los llevan desde el NOA y el NEA, donde se cultivan. 

Temas en esta nota

Cargando...