Lechería: escribir los procesos de los tambos es una forma de mejorar la producción

CREA impulsa un proyecto para mejorar la eficiencia y reducir la brecha de aprendizaje

Lechería: escribir los procesos de los tambos es una forma de mejorar la producción
08deAgostode2022a las14:53

Desde CREA, a través del Proyecto Tambo en Foco, destacaron que la sistematización, en manuales, de los procesos más habituales en la empresa lechera comienza a demostrar resultados positivos. Este martes, en Entre Ríos, se realizará una actividad presencial para conocer más sobre el manual de “cría y recría”.

Hace algo más de ocho años, los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola hicieron un relevamiento entre las empresas lecheras miembro, donde surgía que más allá del sistema productivo y del tamaño de la empresa, existía una dispersión bastante grande en los resultados en parámetros medibles y comparables. A partir de eso, la conclusión a la que se llegó es que depende cómo se organice el productor para achicar las brechas a partir del perfeccionamiento de los procesos.

Con la intención de acercar a los responsables de las unidades productivas mejores herramientas, desde CREA gestaron un proyecto que se denomina Tambo en Foco. La próxima semana tendrá un interesante encuentro en el Establecimiento El Caraguatá.

Pedro Brandi, integrante de la Comisión de Lechería de CREA, será anfitrión de un evento para poder ver de cerca una forma de continuar con procesos más ordenados dentro del tambo. Será el 17 de agosto, desde las 8.45, a pocos kilómetros de Maciá en una actividad abierta a productores tamberos.

La intención es facilitar al productor medios para alcanzar mejores resultados. A partir de aquella encuesta se fijaron los principales objetivos. Crianza y recría, reproducción y atención de la vaca en el periparto, rutina de ordeño e instalaciones, sistemas de alimentación y gestión ambiental; son los puntos clave.

“Se les propuso a las diferentes regiones lecheras de CREA que los grupos elijan un proceso y una empresa que hagan cada uno de los puntos bien y que después los puedan volcar, desgranar cada tema y mostrarlo una vez por año”, explica Brandi. Por lo tanto, a lo largo de seis años se podrán ver los resultados completos.

“Lo que podemos ver ahora es cómo cuatro empresas fueron seleccionadas para desarrollar distintos procesos. Dos eligieron crianza y recría, una en el este de Buenos Aires y nosotros que estamos ubicados en Entre Ríos en el Litoral sur. Otra empresa de la provincia de Córdoba eligió el tema de la alimentación mezclada y otra sobre alimentación por pastoreo, en 9 de Julio en la provincia de Buenos Aires”, agregó

La colaboración de CREA central está organizando un evento para presentar de forma abierta cada empresa, que mostrará el proceso que desarrolló. Este martes, en el campo de Pedro Brandi se mostrará lo que despliegan en cuanto a “crianza y recría”.

En este caso, se presentarán los nueve subprocesos que tiene la temática elegida y se añadirá una descripción muy minuciosa de cada una de las partes. La misma será no sólo en la forma de hacer, sino los resultados que se esperan, a dónde se quiere llegar, los resultados que se tienen, cómo mejorarlos y los riesgos.

“Finalmente, se escribe un manual donde describe el proceso y se detalla cómo se hace, incluyendo los resultados”, explicó. Además, mencionó que cada una de las empresas lo hizo con un gran detalle para “despiezar” bien cada parte.

Brandi entiende que tener todo por escrito sirve claramente para entender cómo se hace, quién es responsable de cada cosa. “Por lo tanto, así se achican las curvas de aprendizaje, y cuando una persona nueva se incorpora al grupo de trabajo no tiene que adivinar nada”, comentó.

Esto brinda seguridades dentro de la empresa tambera, pero del mismo modo al construir esta herramienta por escrito se generaron cambios en los modos de hacer. “Cuando uno tiene las cosas en la cabeza, todo es posible, todo entra, pero cuando uno los vuelca en un papel, a medida que lo escribís surgen las preguntas de quién lo va a hacer, cómo, sin dejar nada en el aire. Así te das cuenta de que hay cosas que no se hacen bien y permite corregir”, exclamó.

Del mismo modo, agregó: “A medida que uno va repasando el manual va encontrando cosas nuevas que permiten hacer correcciones. En el caso nuestro el manual fue redactado hace un año y a esta altura ya hicimos unos cinco cambios, sobre cosas que no habíamos tenido en cuenta y que son importantes”. En este sentido, explicó que sirve para la mejora continua y para el aprendizaje, porque los que tienen experiencia pueden ayudar a mejorarlo, mientras que los que se incorporan pueden aprender mejor.

Para el productor es una herramienta “espectacular” para mejorar los procesos que forman parte de la actividad, detalló. Al mismo tiempo, comentó: “La idea es que estos manuales estén a disponibles para los productores, estén o no en CREA. Lo que le va a pasar a cada uno es que su realidad puede ser algo o totalmente diferente a la de quien escribió el manual, pero eso le permite cambiar cosas en su tambo, basándose en la guía, lo cual acorta muchísimo el camino para quien empieza de cero”.

El proceso

El trabajo que hace Brandi en su tambo, en cuanto a la cría y recría, tiene varios años, por lo tanto, la mejora en los resultados entre el año anterior y este, con la disponibilidad del manual, fue “relativamente pequeña”. Sin embargo, argumentó: “Nos sirvió mucho para copiar los procedimientos en otros procesos que llevamos a cabo, incluso en cuestiones administrativas. La idea es establecer procesos en las diferentes áreas de la empresa, empezamos hace un año con cierto reglamento para cada sector y para entender qué se hace, sacar lo que no tiene sentido y agregar acciones”.

Uno de los ejemplos que surge de su experiencia marca la importancia de seguir ciertos procedimientos. En los cinco tambos de la empresa, el lavado de la máquina de ordeño se hacía de forma diferente en cada uno. “Cada uno ponía la cantidad de producto de limpieza que creía, con temperaturas diferentes, e incluso empleando tiempos distintos. Entonces, nos dimos cuenta de que la forma correcta de hacerlo era una y empezamos a corregir. En el área de reproducción, también, corregimos los procesos y los dejamos por escrito”.

Lo interesante de la iniciativa, que sirve de guía para el proceso productivo, es que no tiene relación con el tamaño de la unidad sobre la que se quiera aplicar. “Esto es independiente de la escala”, agregó.

“El productor tiene que estar de acuerdo en hacer las cosas de una manera. Nuestra cultura latina muchas veces nos hace improvisar, vamos haciendo camino al andar como dice la canción; y esto es hacer el camino antes de andar. Apostamos a un cambio de mentalidad, a adoptar el sistema”, remarcó.

Por qué pertenecer

Los grupos CREA tienen la característica de compartir, de alguna manera, el trabajo entre pares, de aportar datos y de abrir las tranqueras. Para muchos es incómodo, pero claramente genera un beneficio sobre la experiencia de vincularse que se logra ver en los resultados, no sólo económicos de cada tambo.

“A la lechería en CREA la conforman personas que están en el negocio lechero, que están dispuestas a compartir y aprender. La gran ventaja es poder compararme con otro, ver cómo trabaja, alguien muestra cómo hace las cosas, para que los demás puedan mejorar y aprender. Somos grupos de personas que compartimos lo que hacemos para crecer”, concluyó.

Quienes quieran conocer de cerca la experiencia del Tambo en Foco, pueden inscribirse de manera gratuita en esta actividad del próximo martes a través del correo info@crea.org.ar.

Temas en esta nota

Cargando...