Cómo se hace ganadería en las costas del Río Dulce y qué recomienda el INTA

Los campos linderos al Río Dulce, en el norte de la provincia de Córdoba, tienen bajos niveles de cobre, lo que afecta a la nutrición del ganado bovino, produciéndoles quebraduras o fracturas

Por
Cómo se hace ganadería en las costas del Río Dulce y qué recomienda el INTA
23deSeptiembrede2022a las10:41

En el norte de la provincia de Córdoba –particularmente en los campos que lindan con el Río Dulce– el ganado bovino se alimenta con pastizales naturales, los cuales tienen bajos niveles de cobre. Dada esta alimentación, es usual que los animales sufran “quebraduras o fracturas espontáneas”, por lo que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) brindó una serie de recomendaciones para mejorar el estado físico de los vacunos. 

Las quebraduras afectan, principalmente, a la paleta de animales jóvenes de hasta dos años de edad. Se estima que este daño físico es causado por la falta o escasa cantidad de nutrientes (principalmente de cobre) que tienen los pastos de la zona, por lo que los productores optan por inyectar este mineral al ganado. 

¿Por qué cobre? Estudios indicaron que las zonas linderas al Río Dulce (como así también sus aguas) tienen poca cantidad de este mineral. La falta de ingesta de cobre –también llamada hipocuprosis- puede provocar en los animales alteraciones en su salud y reproducción. Entre los síntomas se encuentran: quebraduras espontáneas, diarrea, deformación de huesos, ruptura de vasos sanguíneos, desnutrición y cambio en el color del pelo (el pelaje colorado se transforma en amarillo y el negro en gris, sobre todo alrededor de los ojos a modo de anteojeras, punta de las orejas y en los flancos). 

No obstante, si la inyección de este mineral no se hace en las dosis adecuadas, no se registran mejoras significativas en la resistencia física de los vacunos. Al respecto, desde el INTA señalaron: “Este problema sanitario solo se da en aquellos animales que permanecen todo el año en la costa (del Río Dulce) y afecta directamente a los ingresos económicos de los productores”. 

Además, desde el INTA dieron una explicación científica sobre por qué los terrenos linderos al río sufren esta condición: “El área de los bañados, planicie que inunda el Río Dulce cuando desborda, tiene suelos con limitaciones por pobre drenaje debido a la napa alta, fuerte alcalinidad sódica y/o salinidad. En este tipo de suelos, existe alta concentración de sales de hierro y molibdeno que se movilizan cuando hay exceso de agua, que interfieren con el cobre y no permiten que esté disponible para ser incorporado por los animales. A esto se suma que la vegetación del área es una pradera compuesta principalmente por pasto costa (Distichlis spicata) y gramilla (Cynodon dactylon), ambas se caracterizan por aportar bajos niveles de cobre a la dieta al igual que todas las gramíneas”. 

La situación más crítica se da en primavera: con el aumento de lluvias las sales se movilizan, disminuyendo la disponibilidad de cobre. Así, el pasto tierno que crece en esta temporada (la de mayor producción de forraje) concentra muy baja cantidad de cobre. 

Recomendaciones del INTA

El INTA tomó muestras de sangre a diez terneros de entre 8 y 12 meses y a cinco vacas que estaban en los últimos meses de gestación, para conocer los niveles de cobre que tenían en su organismo. Cabe destacar que el dueño de estos animales les suministra suplementos de este mineral cada tres meses. 

Tras analizarse las muestras en un laboratorio, se llegó a la conclusión fue que existe una fuerte carencia de cobre. Ante esta situación, se adecuó un plan sanitario, basado en la suplementación inyectable de cobre en el animal. 

“Es necesario realizar la suplementación acorde a la categoría animal, según sus requerimientos nutricionales. La suplementación estratégica resulta sumamente efectiva y debe realizarse previamente a períodos fisiológicos de mayor demanda”, explicaron desde el INTA. 

Tras recomendar que a las hembras preñadas se les debe reforzar la inyección do cobre en los últimos tres meses de gestación –dado que hay una gran transferencia de este mineral hacia el hígado del feto–, el INTA también sugirió ajustar las dosis a lo indicado en el prospecto del producto veterinario a utiliza, ya que una dosis mayor a la indicada podría probar intoxicaciones severas. 

Temas en esta nota

Cargando...