Aumentó la informalidad en carnes

Por
22deNoviembrede2002a las08:20

Contra todos los pronósticos que predecían una caída en el precio, la hacienda se mantuvo con valores constantes, y ni siquiera una entrada de menos de cuatro mil cabezas un día lunes en Liniers logró elevar las cotizaciones, con lo que queda de manifiesto que este escenario sólo se sostiene por la importante caída de la faena en los dos últimos meses.

Estas consideraciones constan en el último informe económico mensual, correspondiente a octubre, elaborado por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

La faena, según los datos de Ciccra, habría caído a 18 por ciento en los últimos dos meses, ubicándose en similar nivel al de febrero de 2002. “En un contexto de crecimiento de exportaciones y con disminución leve del consumo, es llamativa la caída de las cantidades faenadas”, advirtió la entidad.

Causas

En el análisis de la faena por fábrica, se verificó una caída en la faena de las empresas del “primer cordón” y un aumento en aquellas del “segundo cordón”, por lo que “se podría concluir que las empresas del segundo cordón operan con mayor informalidad ante la permisividad de las autoridades municipales y provinciales”, destaca el informe. Y agrega: “Si además tenemos en cuenta que para la producción la imposibilidad de actualización por inflación en el impuesto a las ganancias es un fuerte incentivo a la evasión, y que para los matarifes implica una utilidad extra, deberíamos concluir que esta aparente caída de la faena no es de tal magnitud y existe un fuerte aumento de la informalidad”.

La expectativa que baraja la industria es que la profunda modernización, optimización del sistema informático y reforma administrativa que se ha iniciado desde la Secretaría de Agricultura en la Oncca se finalice rápidamente, y de esta manera, con información cierta y al instante, se logre detectar estos desvíos en los comportamientos de manera ágil y precisa.

Evolución de los precios

Durante el período diciembre 200-setiembre 2002 (desde la devaluación del peso), los precios al consumidor de carne vacuna acumularon un crecimiento de 79,9 por ciento, según los indicadores de Ciccra. En el mismo lapso, el precio en pesos del kilo vivo de novillo se triplicó (+215,7 por ciento). La diferencia entre el aumento de la carne y del novillo en pie se explica por el aumento de precio del cuero. Ante la fuerte caída del poder adquisitivo interno, el aumento del precio del cuero permite subsidiar el precio de los cortes vacunos y evitar que por el momento el traslado de precios sea mayor, señala el informe.

El aumento en el peso de la faena (+4,3 por ciento respecto a setiembre de 2001) pone en evidencia la participación de la exportación y la disminución de la faena de consumo.

El precio promedio de exportación por cuota Hilton se ubicó en 4.641 dólares FOB por tonelada peso producto, un 42,6 por ciento por debajo del promedio observado en el 2000.

Temas en esta nota