Las Lilas se instala en la playa

La conocida marca comienza a vender directamente al público. Lo hará en un local en el exclusivo balneario de Cariló.

06deDiciembrede2003a las08:33

Cabaña Las Lilas, la marca de carne que pertenece al frigorífico Swift, anunció que se lanza a la venta directa al público de carne envasada. Y lo hará de una manera muy particular: con un local en el exclusivo balneario de Cariló. Ese será el primer paso de una expansión que la compañía piensa llevar, a mediano plazo, a Buenos Aires y también a Brasil, Italia, España y Suiza.

Cabaña Las Lilas fue la primera que en los noventa instaló en el país la venta de carne con marca, envasada al vacío. Esa firma había pertenecido al empresario Octavio Caraballo, ex Bunge y Born, y hasta que la compró Swift, el año pasado, estaba en poder del frigorífico santafesino Friar.

Cabaña Las Lilas hará pie en Cariló con un denominado "Rincón de Carnes y Vinos Cabaña Las Lilas", donde venderán los cortes envasados al vacío de alta calidad.

Tras la compra de la marca en el 2002, Swift logró obtener un 50 por ciento del mercado doméstico del segmento en el que participa Las Lilas, es decir, el de carne envasada en origen.

Para este nuevo emprendimiento, la gente de Swift invirtió 200.000 pesos. El objetivo es posicionar a la marca como líder en el segmento de boutiques de carnes, una nueva forma de comercialización en la que también está incursionando el Instituto Rosenbusch, que vende sus cortes con trazabilidad en un exclusivo local de la avenida Santa Fe, en la Capital Federal.

Otro importante jugador del mercado de carnes con marca es Carnes Angus, que cuenta con el respaldo del frigorífico Hughes, de Santa Fe, y que se distribuye en exclusivos restaurantes de Buenos Aires, inclusive en algunos propios, como el ubicado en el shopping Unicenter.

Con este renovado impulso, Swift, que tiene en Rosario el frigorífico más grande del país, espera incrementar un 40 por ciento las ventas de la marca.

"Con la apertura de esta nueva cadena esperamos lograr un trato directo y cordial con nuestra clientela; el lugar está pensado para aquellas personas que saben disfrutar de la buena carne y del buen vivir", explicó el director de exportaciones de Swift y Cabaña Las Lilas, Alain Martinet.

Swift es el principal exportador de carnes vacunas de la Argentina y acaba de concretar una inversión de casi 8 millones de dólares en su planta rosarina, para ampliar su capacidad de producción de carnes cocidas congeladas, un segmento en el que es un gran proveedor de empresas de los Estados Unidos, entre ellas la que fabrica las famosas sopas Campbell.

El año pasado, la compañía facturó casi 400 millones de pesos, de los cuales el 70 por ciento provino de exportaciones. Recientemente, adquirió también el frigorífico Vizental, ubicado en San José, Entre Ríos.

El negocio de Cabaña Las Lilas factura más de 16 millones de pesos anuales, de los cuales casi 10 corresponde a exportaciones (que llegan a España, Brasil, Alemania y Francia) y el resto a colocaciones en el mercado interno.

Entre los cortes de la marca, se destacan los especiales de novillito envasados al vacío. Y también produce una línea de cortes de acuerdo al rito religioso judío Kosher. Hasta el comienzo de esta nueva política de apertura de ventas de locales para llegar directamente al público, se comercializaba a través de, principalmente, restaurantes y supermercados.

La compra por parte de Swift de esta marca fue el primer negocio de envergadura que se concretó en el sector tras la crisis de la fiebre aftosa que comenzó en el 2002 y que cerró buena parte de los mercados para las carnes argentinas. Aunque no trascendió el monto de la inversión que significó, Carlos Oliva Funes, titular de Swift, sostuvo por entonces que "es doblemente importante teniendo en cuenta el contexto económico".

Hasta ese momento, el frigorífico no competía e

Temas en esta nota