Prevén más ventas de carnes y pollos a China.

Empresarios argentinos evaluaron ayer que la habilitación de las once plantas frigoríficas de carne aviar y las cinco de productos vacunos para exportar a China...

Por
13deJuliode2005a las08:05

Empresarios argentinos evaluaron ayer que la habilitación de las once plantas frigoríficas de carne aviar y las cinco de productos vacunos para exportar a China, anunciada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), representa el desafío de explorar un mercado gigantesco, aunque en lo inmediato no significaría un alud de negocios.

El servicio sanitario chino comunicó a su par argentino que 16 empresas argentinas están en condiciones de comenzar a hacer transacciones con los importadores que deben contar con la autorización del gobierno de China. Ese país, que según los empresarios es "un continente", presenta oportunidades de consumo masivo tanto de carnes bovinas como de productos avícolas concentrado en las grandes ciudades como Pekín y Shanghai, mientras que la "China profunda" es todavía un territorio exótico para las firmas locales. El gigante asiático, por otra parte, logra casi autoabastecerse tanto en el rubro avícola como en el cárnico. A su vez, la demanda de productos se concentra en especialidades como las alitas de pollo o las orejas de vacunos. "China es un continente por descubrir, tiene 1300 millones de habitantes, con un perfil muy dispar según la región", dijo el presidente de la Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech.

El gerente de relaciones institucionales de Swift Armour, Alejandro Fried, consideró que "es un mercado para mirar con perspectiva y una oportunidad para ingresar en Asia como proveedor de carnes". La firma es una de las plantas habilitadas por el Senasa.

"Es una buena oportunidad porque podemos atender algunas demandas especiales, como la punta de alas o las garras del pollo", agregó Domenech. China compra casi la totalidad de las garras de pollo, pero para la industrialización en ese país. Ahora, las empresas podrán vender la pieza entera.

Temas en esta nota