Consignatarios: "El criador, postergado"

Ante la decisión del gobierno nacional de prohibir temporariamente la faena de animales de menos de trescientos kilogramos, el presidente de la Cámara Argentina de Ganado Vacuno, Carlos Pujol, manifestó que...

Por
26deAgostode2005a las08:29

Ante la decisión del gobierno nacional de prohibir temporariamente la faena de animales de menos de trescientos kilogramos, el presidente de la Cámara Argentina de Ganado Vacuno, Carlos Pujol, manifestó que «la medida provocará inicialmente una sobreoferta por liquidación de la hacienda que se encuentra en proceso de engorde y pasado esto 60 días desembocará indefectiblemente en una menor oferta, con la consiguiente suba en los precios y comercialización marginal, debido a que el Estado carece de herramientas para realizar un control efectivo sobre esta prohibición».

Acerca de las incidencias por sectores, Pujol remarcó que «al desconocer el gobierno el sistema productivo, el primer perjudicado y siempre postergado es el criador. Al no tener posibilidad de la venta fluida de su destete a los kilos de siempre, su alternativa será la mala venta de los terneros livianos o obligada recría en campo sin pastos suficientes ni reservas previstas, debido a que no puede cambiar bruscamente su sistema productivo, con el consecuente aumento de costos y baja en su rentabilidad».

El invernador sufrirá un fuerte incremento de sus costos de producción por falta de campo, y también reserva forrajera e implantación de pastura para absorber una oferta de terneros que debe mantener más tiempo en su campo. Por su parte, «a los pequeños y medianos productores de feed-lot la resolución les genera una cambio fundamental en el tiempo de engorde, modificación de alimentación para pasar una primera etapa de mantenimiento y una posterior terminación, lo que implica mayores costos».

«La eficiencia de estos productores optimizaba el tiempo de engorde reduciéndolo, con una buena ganancia de kilos incorporando terneros de bajo kilaje, situación que no sólo beneficiaba a su negocio, sino daba solución a la falta de campos tanto para el criador como para el invernador y permitió el crecimiento de economías regionales ya que pudieron integrar su negocio», dijo el consignatario.

• Mayor costo

Para la industria, según Pujol, los frigoríficos que están destinados a abastecer el consumo interno, «tendrán un mayor costo dada la baja oferta que esta medida provocará en el primer año de implementación. Estos mayores costos derivarán en una inestabilidad del sistema comercial ante la baja o nula rentabilidad de los mismos, enfrentar la competencia desleal y una posible desocupación en la industria».

Pujol alertó que «en el sistema comercial se registrará una nueva crisis por falta de transparencia de los mismos y faena en negro sin control sanitario», y que «el consumidor sufrirá el efecto contrario al buscado, ya que lejos de obtener una baja de los precios, al tener menor oferta, tendrá que pagar más por la carne de su preferencia que se faenará en negro y con precios desconocidos en el mercado por su prohibición. Sumado a esta situación, dijo Pujol, «lamentablemente pondrá en riesgo su salud, por el consumo de carne por ser faenada sin las mínimas medidas de control sanitarias».

 

Temas en esta nota