Negocian otro acuerdo para contener el precio de la carne.

Economía pide a los frigoríficos que no sólo vendan baratos algunos cortes, sino la media res...

01deSeptiembrede2005a las08:11

El Gobierno busca mantener los precios de la carne en los niveles actuales mediante la rúbrica de un nuevo acuerdo con la industria frigorífica que, a diferencia del celebrado en marzo pasado, comprendería el valor de la media res y no sólo el de algunos cortes populares como el asado, el bife ancho, la carne picada, la paleta y la carnaza común.

Los comercios minoristas (carnicerías, supermercados) generalmente compran a los frigoríficos la media res vacuna, con lo cual este convenio, aún en ciernes, busca contener el valor general de este producto de consumo masivo y de alta sensibilidad inflacionaria. A pesar de que no hubo grandes variaciones en los precios de los cortes durante el último mes, algunos analistas habían pronosticado que en esta época del año podrían manifestarse disminuciones de la oferta de hacienda con el consecuente incremento de los precios en el mostrador.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, había adelantado la semana pasada el inminente inicio de las negociaciones con la industria frigorífica en torno de la media res durante el anuncio de las restricciones en el peso de faena de los bovinos de menos de 300 kilos.

Anteayer, el secretario de Política Económica, Oscar Tangelson, encabezó una reunión con los representantes de los frigoríficos y los consignatarios de hacienda para comenzar a evaluar alternativas. "Está absolutamente descartado un esquema de control de precios o medidas de ese tipo porque, además, las normas de desregulación económica no lo permiten", dijo ayer una alta fuente oficial para disipar los fantasmas sobre un eventual sistema de control de precios por parte del Estado.

"Comenzó un diálogo con el sector industrial para concretar un nuevo acuerdo de precios para mantener los valores actuales de la carne y que no haya subas bruscas en el mercado", señalaron ayer fuentes del Ministerio de Economía.

En verdad, el acuerdo anterior, que incluía los cinco cortes de mayor consumo y pretendía una rebaja del 10 por ciento, no se cumplió en su totalidad. De todos modos, alcanzó el objetivo central que perseguía el Gobierno de desalentar las expectativas inflacionarias.

La carne no volvió a sufrir fuertes incrementos como algunos anticipaban y el valor del novillo fluctuó entre los 2,27 y 2,33 pesos por kilo vivo. Ahora, en Economía pretenden profundizar el acuerdo para obtener resultados efectivos que, al menos, sostengan los valores actuales de la carne.

"En estos acuerdos no pueden faltar los comercios minoristas, porque el compromiso de los frigoríficos no garantiza el precio en el mostrador", explicaron en la cartera de Agricultura, y añadieron que funcionarios del Palacio de Hacienda convocarían a los supermercados para incluirlos en el convenio.

Complicación

No obstante, más allá de la pretensión del Gobierno, el hecho de encuadrar el valor de la media res es algo complejo. Existen varias categorías y diferentes calidades que determinan su precio. La semana próxima está prevista una nueva reunión donde se abordarían estos aspectos. "Hay que delimitar los distintos tipos de media res y definir valores; también es necesario conseguir un marco de compromiso para que el precio no se dispare cuando el producto llegue al mostrador", consideró ayer una fuente del mercado consignatario.

Consultado sobre la viabilidad de la medida, el comercializador de hacienda señaló que en el corto plazo podría generarse un shock con tendencia a la baja en el precio, pero advirtió que podrían surgir problemas de abastecimiento de hacienda en el mediano plazo (a partir de noviembre próximo).

Un factor por tener en cuenta es que la industria frigorífica está dividida en dos. Están aquellos frigoríficos que concentran sus negocios en la exportación y

Temas en esta nota