Hacienda con precios auspiciosos en el futuro

Aspectos positivos y negativos del peso de faena

Por
18deOctubrede2005a las15:13

Según un trabajo del director de Informe Ganadero, Ignacio Iriarte, presentado en la Jornada de Actualización Ganadera de los CREA Sudoeste, “la demanda de carne está cada vez más sostenida en la Argentina”.

La resolución 645 y su posterior modificación, que escalona el peso mínimo de faena, tendrían dos efectos concretos, según Ignacio Iriarte, director de Informe Ganadero.

n En el corto plazo –hasta fin de año– provocará un faltante de 100.000 a 120.000 animales por ventas anticipadas, equivalentes al 12% de la faena. Ese faltante se irá reduciendo con el paso de los meses hasta casi desaparecer en el otoño próximo, cuando todos los animales que hoy no dan el peso mínimo superen los umbrales establecidos. En el corto plazo esa menor disponibilidad de hacienda se enfrentará con una demanda de carne vacuna muy firme en noviembre y diciembre.

n En el mediano plazo, la medida determinará, como efecto positivo, que el peso medio de faena crezca unos siete kilos por cabeza. Los efectos negativos de la resolución no se advertirán hasta pasados muchos meses y quizás años, según el analista.

De acuerdo con este planteo, el peso del ajuste lo pagarían los criadores, especialmente los de zonas marginales, con un precio para sus destetes livianos muy inferior al actual. Las primeras consecuencias se ven en la fuerte caída que está sufriendo el precio de los animales livianos, en especial las hembras.

Rusia. En pocos días más Rusia volverá a comprar carne a la Argentina, luego de la reducción de embarques ocurrida desde agosto.

“De aquí a noviembre se prevé la reaparición de una fuerte demanda rusa”, adelantó Iriarte. En el primer semestre del año este país importó 218.000 toneladas de peso producto, abastecidos por Brasil (71.000 t) y la Argentina (69.000 t), entre otros.

Una limitante es que el 95% de las compras rusas en la Argentina es de carne congelada con destino a la industria. No se puede vender carne para consumo directo, excepto para hoteles y restaurantes.

Desafío. La Argentina todavía no se incorporó integralmente a los mercados internacionales.

“No accedimos ni a Japón, ni a Corea, así como tampoco a Taiwán o EE.UU., adonde sólo exportamos u$s80 M en productos de bajo valor. Tampoco ingresamos a Canadá ni a México y en la Unión Europea sólo participamos con una propina de 28.000 t, que es la Cuota Hilton, dentro del total de consumo de la región, que se ubica en 8 M de toneladas. Esto es lo que hay que cambiar”, concluyó Iriarte.

 

Temas en esta nota