Incertidumbre en fábricas de quesos

El posible cierre de las exportaciones genera sobre-stock, con baja de precios.

15deAgostode2008a las06:50

Los fabricantes de quesos ven asomar en su horizonte negros nubarrones ante la posibilidad de que el Gobierno ponga un freno a las exportaciones de sus productos, ya que la baja en el consumo interno les viene generando un sobre stock en sus plantas. En las usinas de menor porte ya piensan en recorte de horas o hasta en cierres temporarios si no pueden sostener la cadena de ventas, advirtieron voceros del sector, durante la realización de las Segundas Jornadas Nacionales de Lechería.

Si bien todavía no hay confirmación oficial sobre la restricción, sólo el surgimiento del rumor sobre la veda a la exportación de quesos encendió la alarma, principalmente entre las pequeñas y medianas industrias.

"Hay incertidumbre y todo se vuelve muy complejo", manifestó Gustavo Seia, presidente de Pymes Lácteas Cordobesas (Pylacor), en medio de las versiones del cierre de los mercados externos. "Con el excedente de leche y quesos que hay, y frente al bajo consumo que se registra, si toda la mercadería queda en el país impactará directamente en las fábricas. Estamos con sobre-stock y debemos evitar un colapso mayor. Si baja el precio interno, no vamos a poder cumplir con los acuerdos", advirtió.

Alertó que muchas fábricas se verán comprometidas en seguir elaborando. Aseguró que en fábrica el valor del queso no aumentó, por lo que sugirió que se apunte a los eslabones de la comercialización. "Necesitamos una salida para toda la cadena láctea, pero la falla está en otro lado. Por eso pedimos un sinceramiento del sistema", concluyó.

En la misma sintonía que su par de Pylacor, el coordinador en Córdoba de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apyme), Javier Baudino, trazó un panorama sombrío.

"Las Pyme queseras están súper saturadas de mercadería, lo que produce una baja notable del producto que no necesariamente se refleja en el precio al consumidor, pero sí en el de fábrica. Ya perdimos entre 10 y 15 por ciento de valor, es decir alrededor de 10 a 12 centavos por litro de leche. Esto impacta en nuestras finanzas de manera muy nefasta. Hay una gran preocupación", afirmó el empresario.

"Ya se habla de reducción de horas de trabajo y algunas empresas de menor porte apuntan al cierre de la planta. Es tal la saturación que ni siquiera la grandes industrias están tomando leche de las Pyme. Estamos camino a un cuello de botella que exige definiciones en no más de 15 días", advirtió Baudino.

En Apymel tampoco tienen información oficial, pero por sus contactos con la Secretaría de Comercio Exterior pudieron saber cuál es el argumento del Gobierno para bloquear la salida de estos productos. "Necesitan exportar para poder pagar las compensaciones. Como los quesos no tienen retenciones y la leche en polvo sí, quieren favorecer su exportación para obtener dinero fresco", explicó Baudino tras hablar con la gente de Guillermo Moreno.

Intervención. Esta interrupción a la salida de quesos al exterior se suma a una serie de medidas que han vuelto a los lácteos argentinos un producto de presencia inconstante en el mercado mundial y por lo tanto sin buenas posibilidades de lograr acuerdos comerciales de calidad. "El lácteo argentino en general dejó de ser un producto de oferta continua para el mercado externo y pasamos a ser vendedores de ocasión", reseñó Baudino.

Jornada lechera. Con más de 1.300 inscriptos se realizó el miércoles en Villa María las segundas Jornadas Lecheras Nacionales, destacándose la participación de productores de casi todas las zonas en las que se produce leche en Argentina

En la apertura estuvo presente el ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentos de la Provincia, Carlos Gutiérrez, quien propuso recuperar la visión optimista que permita atender el desafío de un mercado externo de crecie

Temas en esta nota

    Cargando...