La peor sequía en medio siglo suma tensión a la pulseada con el campo

Por la falta de agua, en varias provincias se perdieron centenares de miles de cabezas de ganado.

19deAgostode2008a las07:25

Con mortandad de hacienda en Chaco, el norte santafesino, en La Pampa y en el sur bonaerense, la sequía afecta a una vasta región y trae complicaciones a las campañas de siembra de trigo y de girasol. Sólo en Santa Fe murieron más de 200.000 cabezas y una cifra similar se estima en campos chaqueños, santiagueños, cordobeses, pampeanos y bonaerenses, a causa de la falta de agua y de pasto invernal.

La peor sequía que se recuerde en medio siglo le suma tensión a la negociación entre las entidades rurales y el Gobierno.

En algunas zonas, como en Tostado, en el noroeste de Santa Fe, se acarrea agua en camiones desde el río Salado o se realizan nuevas perforaciones. Pero en otras, como en Sáenz Peña, Chaco, el abastecimiento de agua sólo alcanza para el consumo humano, y la hacienda y hasta los animales domésticos quedan librados a su suerte.

La sequía también afecta a la producción lechera, según confirmó a Clarín el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Néstor Roulet, pues a la escasez o falta de agua se suma la necesidad de pasto. "Afectó a una lonja que empieza en el sudeste, pasa por Villa María y San Francisco y sigue al norte. La leche se está sacando a fuerza de rollo (pasto seco) y balanceado", dijo.

Según un informe de la Bolsa de Cereales, otras zonas agrícolas deberán recibir entre 20 y 80 milímetros de lluvias en las próximas semanas, o también corren riesgo de sufrir sequía. "Si en pocos días no llueve, se complican las pasturas en los tambos y afectará al corazón triguero del sur de Buenos Aires", explicó el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, Pedro Apaolaza.

Fernando Vilella, subsecretario de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, confirmó la gravedad de la situación en el sur bonaerense. "Allí, donde el cultivo principal es el trigo, ha disminuido la siembra. Y esto tiene un gran impacto porque la provincia tiene la mitad del área triguera", dijo.

Las cifras de Vilella coinciden con el informe cerealero, ya que hasta el momento se sembró el 74% de las 1.220.000 hectáreas destinadas a trigo en el sudoeste bonaerense y parte de La Pampa. La estimación nacional para el trigo es de 4,5 millones de hectáreas para la próxima campaña.

"En nuestra zona cayeron unos 15 milímetros y la gente se largó a sembrar trigo, pero abajo la tierra está seca y es imposible que pueda tener perspectivas si no llueve pronto", señaló Vicente Larreguy, del INTA de Médanos. Su colega de Ascasubi, Alberto Perlo, contó que "la sequía también provocó una pérdida muy grande en la ganadería, con éxodo de vientres y de todas las categorías". Cifras extraoficiales indican que, por mortandad y ventas apresuradas, se perdió el 30% de las cabezas.

En Santa Fe, donde los departamentos más afectados por la mortandad vacuna son Vera y 9 de Julio, se han destinado $ 4,5 millones a las asociaciones de productores. Alejandro Lahitte, titular de la Rural de Tostado, dijo que el dinero se destinó a compra de rollos de pasto y flete de camiones cisterna.

"Murió mucha hacienda y la que queda está muy débil; cada día aparecen 10 vacas muertas en los rodeos", señaló.

Por suerte, este año el río Salado viene con sólo 2 gramos de sal por litro y han podido colocar una bomba que extrae 10.000 litros en 3 minutos. "El acarreo es constante y damos agua a unos 200 productores --dijo Lahitte--, a distancias variadas, ya que el río queda a 7 kilómetros de Tostado".

Carlos Sartor, responsable del Sistema Agropecuario de Santa Fe, señaló a medios provinciales que se trata de la peor sequía de las últimas décadas.

"Hay una sobrecarga importante porque se corrió la frontera agrícola y en la zona afectada hay más de 3 mi

Temas en esta nota

    Cargando...