Soluciones para hacerle frente a la sequía

Desde el INTA Benítez proponen un sistema para años de emergencia como el actual. Se basa en alimentar con suplementos energético-proteicos y vender la recría, para nutrir solamente a las vacas preñadas y paridas y el ternero recién destetado.

Por
12deSeptiembrede2008a las15:12

El INTA de Colonia Benítez (Chaco) presentó en, La Nación Ganadera Norte, un esquema de manejo del rodeo de cría para los períodos excepcionalmente faltos de lluvias, como el que transcurre en este año, en el cual en buena parte del Noreste Argentino el aporte hídrico está un 70 por ciento por debajo del promedio anual y en muchas zonas bastante menos.

El trabajo fue expuesto por el Ingeniero Agrónomo César Daniel Kucseva en una de las charlas técnicas que se realizan en la muestra que se lleva a cabo desde este jueves y hasta el domingo, en el predio de la Sociedad Rural de Chaco, en la localidad de Margarita Belén.

“La idea es que el animal sobreviva hasta el período de las lluvias”, afirmó el experto. La recomendación pasa por tres puntos principales: desprenderse de una parte de la hacienda para alimentar mejor al resto, el destete precoz y suplementar con subproductos industriales. “Hay que pensar que no es una condición de manejo normal. Estamos con campos muy secos. Este es un manejo para años que no son normales, años de emergencia”, aclaró.

Para Kucseva la primera recomendación es “tratar de vender todo animal que produzca un gasto y que no vaya a ser un animal de buena rentabilidad al momento de salir de esta crisis”; sería el caso del macho de recría o de la vaca de invernada.

La decisión pasa por alimentar al rodeo de cría “que es la fábrica de producción de nuestra zona”, esto es la vaca preñada y la parida y el ternero recién destetado. También, “si es posible –apuntó- hay que tratar de sacarle a la vaca el ternero que tiene entre 15 y 60 días para hacer un manejo separado y correcto de cada categoría”.

Alimentación

En cuanto a la suplementación, Kucseva sugirió utilizar una alimentación energético-proteica, con maíz, afrecho de trigo o semillas de algodón, con preferencia sobre esta última, “es un producto de nuestra zona que tiene la ventaja de que su energía proviene del aceite”.

“Una tecnología que hemos probado y que resulta bastante aceptable es darle de comer a los animales 3 veces por semana – lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado - la misma cantidad de alimento; por ejemplo, semillas de algodón, que es lo que más nos gusta para ser este tipo de trabajo”, puntualizó.

Kucseva aclaró que la suplementación no implica un gasto mayor en la inversión final. “Si bien el esquema económico cambia por lo que se gasta en darle alimento a la vaca, se produce también una disminución del costo en alrededor del 60 por ciento, porque hay que tener en cuenta el costo de personal, de amortización de la maquinaria, y de gasto de combustible -que llevaría trasladar a pastizales de otras zonas-”.

Temas en esta nota

    Cargando...