Coyuntura desfavorable, horizonte promisorio

El año 2008 será difícil de olvidar para el sector agropecuario argentino.

29deDiciembrede2008a las07:23

La profundización del deterioro de la rentabilidad de los sistemas ganaderos, derivado del intervencionismo iniciado en 2005, sumado a la caída de los valores internacionales de los commodities a partir de la crisis financiera global, colocaron a la ganadería en una situación harto compleja.

El viento de cola del trienio 2005/08, provocado por la alta demanda de carne en un marco de altos precios históricos, no alcanzó los productores. Hoy deben enfrentar un contexto sumamente adverso e incierto, sin reglas claras, con bajos precios y altos costos de producción.

La ganadería del Norte parecía estar al margen del escenario descripto, ya que el desarrollo de nuevos sistemas de producción, con altos niveles de inversión apuntando a la renta en el mediano plazo, motorizaba la actividad. Sin embargo, los últimos meses se ha detectado una caída de las expectativas, traducidas en baja de precios.
A pesar de todo, en ese contexto, la raza Braford ha continuado con su ritmo de crecimiento y expansión. Nuevos socios y criadores se han incorporado a la entidad y han adoptado su plan de crianza, lo que nos satisface y obliga cada vez más. Hemos desarrollado nuestra temporada de remates y exposiciones auspiciadas en forma atípica producto de las postergaciones derivadas del conflicto con el Gobierno.

Realizamos con mucho éxito nuestra 6? Exposición Internacional en Corrientes, con 50 cabañas, 700 reproductores inscriptos, 5 cabañas debutantes y record absoluto de precios en las ventas. Tuvimos una destacada participación en Palermo, con un crecimiento del 65 % en cabañas participantes y reproductores inscriptos respecto al año anterior. Estuvimos presentes en 20 exposiciones regionales y auspiciamos 33 remates de cabañas. Una agenda muy ajustada desarrollada con total éxito, caracterizada por la alta selectividad por parte de los compradores, quienes privilegiaron y pagaron por la calidad. Esto determino volúmenes de operaciones algo menor al 2007, pero con mejores valores promedio.

La Asociación está trabajando desde hace un tiempo en modificaciones estructurales de su Plan de Crianza, para adaptarlo cada vez más a las diferentes realidades de los cabañeros, pero a la vez procurando generar el valor agregado que el Braford registrado tiene que tener, con vistas al liderazgo regional.
El valor agregado deriva de darle consistencia a los planes de selección fenotípica apoyándolos con información genealógica y productiva. En tal sentido, y a modo de ejemplo, la participación con bozales en la Nacional exigía validación de parentesco contra padre y madre y Deps derivadas de nuestro programa de evaluación genética PegBraf. De las 50 cabañas, 47 concurrieron con bozales, lo que implica que han entendido el mensaje estratégico de la Asociación y están trabajando fuertemente en la creación de valor.

Adicionalmente, nuestra base de datos de Pegbraf creció un 65 % de 2007 a 2008. A partir de ese compromiso de los socios criadores, las obligaciones de la Asociación son cada vez mayores. Debemos generar mejoras continuas a nuestros sistemas de registros y responder a las demandas de los cabañeros. Para ello, entre otras cosas, hemos implementado la política de Encuentros con socios, consistente en jornadas de intercambio de información, donde la Comisión Directiva invita a los socios a debatir los temas de interés a agenda abierta y la vez les comunica novedades e informa sobre el avance su gestión. Cerramos el 2007 con una reunión multitudinaria en Resistencia y repetimos la experiencia en mayo 2008 con los ganaderos del NOA en Salta. Son reuniones muy productivas y las seguiremos repitiendo en el futuro.

También aplicamos esa metodología a las reuniones de la subcomisión técnica, invitando a productores y asesores a sumarse a sus reuniones. En 2008 reali

Temas en esta nota

Seguí leyendo