Preocupación por el estado de los campos bonaerenses y pampeanos

El presidente de Carbap, Pedro Apaolaza, explicó que la extrema sequía provocó que decrecieran los rodeos bovinos de la zona y la superficie sembrada de trigo. Agregó que, en lo que va del año, cayeron tan sólo 74 mm de agua.

Por
15deJuliode2009a las07:37

Los campos del sudoeste bonaerense se están deteriorando "de manera alarmante sin que el Gobierno reaccione", afirmó el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Pedro Apaolaza, al sobrevolar diversas regiones pampeanas y comprobar el deterioro de las tierras zonales.

En el marco de una gira realizada por el dirigente, en especial por el sudoeste bonaerense, se observó la preocupante desertización de campos del partido de Púan y Patagones, "sin reacción alguna por parte del Gobierno Central", dijo a la prensa el titular de la entidad pampeana.

El proceso, conocido también como "voladura de campos", motivado por la extrema sequía, hace que los rodeos bovinos de la zona hayan decrecido a un tercio en comparación al de hace dos años y el área sembrada de trigo se haya visto fuertemente reducida, explicó Apaolaza.

En opinión de Apaolaza, "hoy, el productor se encuentra solo y resistiendo tanto los embates de la sequía, como los de erróneas políticas del gobierno nacional para con el sector y la zona en particular".

En su recorrida, el dirigente recogió testimonios de productores como el de Luis Geuna, de Stroeder , quien expresó que "hace dos campañas" que no siembra trigo, por falta de agua, y están paralizadas las maquinas que tiene para hacer trabajos en campos de terceros, "porque nadie mueve nada". El productor agregó que "las pocas vacas que tengo, unas 100, las estoy aguantando como puedo. Ya se murieron 25, y al resto que me queda le estoy poniendo la plata que no tengo para aguantarlas y que no se me mueran", explicó.

Apaolaza, junto al director Ejecutivo Alfredo Rodes, recorrió campos localizados en los campos bonaerenses de Púan, Villarino, Villalonga, Stroeder y Carmen de Patagones, que se vuelan por la extrema sequía que castiga a la zona desde hace mas de cuatro años y que se ha agravado en los últimos dos.

Apaolaza remarcó que en 2008 cayeron 200 mm en la zona, la mitad del promedio anual y en lo que va de este año, tan sólo han caído 74 mm, habiendo caído 68 de ellos en enero y febrero y puso de relieve que tan solo en las ultimas tres campañas con datos estadísticos, "se perdieron unos 475 millones de dólares" por la imposibilidad de producir que provocan las voladuras.

Temas en esta nota

    Cargando...